Un incendio destruyó un boliche y no descartan que haya sido intencional

Se trata de Esperanto, ubicado en Constitución y Ricardo Palma. Los investigadores creen que el fuego puede haber sido provocado por un ataque, pero tampoco descartan un cortocircuito.

En la madrugada de ayer un incendio dañó la mayor parte de las instalaciones del boliche Esperanto, ubicado en avenida Constitución y Ricardo Palma, de esta ciudad.

No hubo víctimas ya que el lugar estaba cerrado y no cuenta con guardia. Aunque se desconocen los motivos, existen opiniones que no descartan un acto intencional. El incendio se produjo alrededor de las 3.30 de ayer.

La agencia privada que hace el monitoreo permanente del lugar dio aviso a la seccional 7ª de Policía, que en pocos minutos llegó al boliche junto a dos dotaciones de bomberos. En menos de media hora se controló el fuego, que había afectado fundamentalmente el sector de restaurant -conocido como "Pecera"-, ubicado justo sobre la intersección de Palma y Constitución.

En ese sector había gran cantidad de mesas de madera, sillas y otros artefactos que pudieron haber expandido las llamas. Según trascendió extraoficialmente, las pérdidas rondarían los 250 mil pesos.

Las dudas persisten en torno al origen del siniestro.

Ayer a la mañana se especulaba con la existencia de un video donde se vería a un hombre tirando una bomba molotov contra el local. La versión circuló durante todo el día. De todas maneras, LA CAPITAL consultó a fuentes policiales, judiciales y de bomberos y ninguna la confirmó oficialmente.

"El boliche funciona viernes y sábados de 6.30 pm a 8 am. Estaba cerrado y no tiene guardia. El lugar cuenta con materiales ignífugos, está en regla, todas las instalaciones eléctricas en orden y tiene un sistema de corte general cuando se produce una situación como la de ayer.

Es extraño, pero la térmica estaba baja y la alarma se disparó por la rotura de los vidrios frontales -dos grandes paneles de 10 milímetros de espesor que dan a la intersección de avenida Constitución y Palma-. En pocos minutos vinieron la policía y los bomberos, a quienes agradecemos la labor que hicieron. Se controló el incendio en pocos minutos", señaló Luis Cossa , encargado del lugar.

De inmediato, los bomberos iniciaron las pericias, que incluirán el estudio de la filmación -en el boliche hay 12 cámaras y en el sector donde se inició el incendio al menos 3-.

"En lo que respecta a las instalaciones, se hacen revisiones periódicas y un mantenimiento general de la parte eléctrica, por lo que descartamos algún desperfecto como el motivo del origen del fuego. De todos modos, serán las pericias las que determinen qué ocurrió", consignó Luis Cossa.

Las llamas afectaron también la parte del bar, la cabina de sonido y otras instalaciones a las que llegó el humo. Se salvaron los depósitos, la cocina y el sector VIP.

"El local está abierto hace 3 años; la que viene será la cuarta temporada. Tiene habilitación para 270 personas, cuenta con 70 empleados y tiene tres accesos: sobre Palma, sobre la avenida, y el que fue afectado, que es el principal", informó Luis Cossa, encargado de Esperanto.

Los dueños estudian costos para reparar lo dañado y estar listos para hacer funcionar el boliche lo más rápido posible.

El dueño del comercio, Milton Carballo, describió que al llegar observó llamas en el ingreso al local bailable y destacó el rápido accionar de los bomberos que arribó en pocos minutos y evitó que los daños hubieran sido mayores. "Estamos reacondicionando las instalaciones con la intención de abrir durante el fin de semana", afirmó.

De manera extraoficial, LA CAPITAL pudo averiguar que las primeras observaciones realizadas en el lugar indicarían que el incendio no se provocó por un cortocircuito.

Combate de las llamas

Inicialmente arribó al boliche un móvil de bomberos del Destacamento Caisamar. Después llegó de refuerzo una autobomba del Cuartel Central.

Los bomberos permanecieron casi tres horas en el lugar. Primero realizaron las tareas de extinción y luego removieron escombros. El aviso de incendio lo recibieron a las 3.38 y regresaron al cuartel a las 5.20.

También se constituyeron en el lugar efectivos de la comisaria séptima y se dio intervención a la fiscal en turno, María de los Angeles Lorenzo.

Comentá la nota