Incendio consumió plantaciones de pinos en Santa Rosa y San Miguel

Más de 650 hectáreas cultivadas con pinos y eucaliptos ardieron entre la mañana del sábado y las primeras horas de ayer. Los Bomberos Voluntarios de Santa Rosa recibieron ayuda de siete dotaciones de distintos puntos de la provincia y personal de Defensa Civil para controlar el fuego. El estado de alerta se mantuvo durante el día debido al calor y el fuerte viento.
Un voraz incendio afectó a una vasta zona forestada entre las localidades de Santa Rosa y San Miguel, consumiendo más de 650 hectáreas implantadas. Se pudo saber ayer que unas ocho dotaciones de Bomberos Voluntarios y personal de Defensa Civil de la Provincia se constituyeron en el lugar tras el llamado de auxilio para tratar de controlar los focos ígneos que se iniciaron desde la mañana del sábado y se extendieron hasta las primeras horas de ayer.

En la tarde aún estaban apostados en la zona los voluntarios saladeños, en la tarea de control debido al fuerte viento y el calor reinante dos factores que hacen presumir la posibilidad de que el fuego se reavive.

Por su parte la directora de Defensa Civil de la Provincia, Pabla Acosta de Servín, comentó a Agencia Corrientes que se quemaron unas 650 hectáreas cubiertas de pinos y eucaliptos, y una cantidad importante, pero no precisada, de campos y esteros en la zona límite entre Santa Rosa y San Miguel.

"Se pudo controlar -en las primeras horas de ayer- el fuego que ocurrió en varios frentes; tuvimos un foco en El Tacuaral y otro en El Cacique, que es la zona del Paraje El Caimán. Esos fueron los más importantes porque se extendieron rápidamente como consecuencia del fuerte viento Norte que se registra en todo el lugar", informó la funcionaria.

Si embargo los brigadistas continuaron en la zona durante la mañana y la tarde de ayer realizando las guardias de cenizas para evitar que el fuego pudiera reavivarse.

SIEMPRE LISTOS

Los primeros en llegar al lugar del siniestro fueron los Bomberos Voluntarios de San Miguel, que recibieron los llamados de emergencia, pero el sábado trabajaron dotaciones de Mercedes, Caá Catí, Concepción, San Lorenzo, Ituzaingó, Saladas y Empedrado, a los que se sumaron efectivos policiales, de Defensa Civil y de la Dirección de Recursos Forestales, convocados para reforzar el arduo trabajo que efectúan combatiendo a las llamas cuerpo a cuerpo.

EN ALERTA

Por otra parte el bombero de guardia Carlos Ortega, del departamento de Bomberos Voluntarios de Santa Rosa, afirmó que se encuentran en estado de alerta "porque si bien el viento menguó un poco, aún sopla fuerte, tenemos mucha seca y en toda la zona tenemos una importante cantidad de aserraderos y zona forestadas, unas 38 en total".

En tanto los funcionarios de Defensa Civil analizaban sobrevolar la zona del desastre, dado que de acuerdo a las evaluaciones realizadas, observaron la persistencia de una densa columna de humo y es muy difícil acceder al terreno.

Comentá la nota