Se inauguró ayer la ornamentación navideña

La Municipalidad capitalina colocó en el cruce de las peatonales Muñecas y Mendoza un árbol de navidad de seis metros de altura formado por grandes estrellas rojas.

En una ceremonia que se realizó en la intersección de las peatonales Muñecas y Mendoza, tuvo lugar un acto en el que se dejó inaugurada la ornamentación que encaró la Municipalidad de San Miguel de Tucumán, alusivas a la Navidad, en diversos paseos públicos.

En el centro de las peatonales se instaló un atractivo y original árbol de navidad de seis metros de altura, construido a partir de grandes estrellas rojas montadas en una estructura cónica.

En la oportunidad se presentaron la Banda de Música de la comuna capitalina que interpretó diversos temas y el Coro Municipal de Niños que cantó villancicos.

El Intendente Domingo Amaya, junto al diputado nacional Germán Alfaro y miembros de su gabinete visitaron la ornamentación, caminaron por peatonal y dialogaron con vecinos.

El Árbol de la ciudad

El denominado "Árbol de la ciudad" se ilumina durante la noche con lámparas similares a los reflectores que se usan en los jardines, y que son especiales para el exterior. En las columnas de alumbrado de las peatonales se colocaron estandartes rojos con detalles dorados, adornos que también se lucen en el Paseo de la Independencia. Frente a la Casa Histórica, se ubicaron 18 macetas con cañas de bambú doradas, y embellecidas con plantines de Flor de Azúcar. En la Plaza Independencia, se decoraron las grandes farolas de las esquinas con banderas rojas y doradas. Alrededor de sus bases se distribuyeron doce grandes esferas semejantes a las que se colocan en el arbolito navideño.

Los banners o estandartes están confeccionados con lona para exteriores. Están colocados en soportes de caño estructural y sujetos con abrazaderas a las columnas, a fin de que el viento no los mueva. Los detalles y colores elegidos, si bien son llamativos, se integran en forma sutil con el paisaje urbano y no entorpecen la visión. La nueva ornamentación llegó para llenar de vida la ciudad, y contagiar a los vecinos del espíritu de las fiestas.

Comentá la nota