Inauguraron el primer Centro de Asistencia Judicial en Santa Fe

Brindará asistencia integral a la víctima y propiciará la mediación para resolver conflictos entre particulares y de la comunidad. Se habilitarán cinco centros en la provincia. Trabajarán abogados, psicólogos y asistentes sociales.
"Si fuiste víctima de un delito y no podés pagar a un abogado; si querés resolver un conflicto con la mediación, vení". Con ese mensaje, el gobierno de la provincia dejó inaugurado hoy en esta ciudad el primer Centro de Asistencia Judicial (CAJ). Esta nueva institución pretende garantizar a todos los ciudadanos el acceso a la justicia, ofreciendo contención, respuesta, acompañamiento y asistencia integral a víctimas de delitos. También ofrecerá el servicio de la mediación judicial.

Las personas que lo requieran recibirán asesoramiento jurídico, psicológico y social. Las víctimas serán interiorizadas sobre sus derechos y si lo requieren, contarán con el patrocinio para causas penales.

La creación del Centro de Asistencia Judicial forma parte de la puesta en marcha de un nuevo sistema de Justicia Penal, que incluye los juicios orales y le da a la víctima, prácticamente ausente en el sistema anterior, la posibilidad de ser parte del proceso penal como querellante.

El CAJ dependerá de la Dirección Provincial de Acceso a la Justicia y Asistencia Judicial del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos. Los casos que se generen en esta primera etapa serán derivados a alguna de las oficinas que se ponen en funcionamiento: la de Asistencia a la Víctima, la de Mediación Penal, u otras instituciones públicas o privadas especializadas en el tema de la consulta.

La Oficina de Mediación Penal, dependiente de la Dirección Provincial de Desjudicialización de la Solución de Conflictos Interpersonales, es un servicio público que surge como alternativa a la respuesta tradicional a los conflictos penales. Se intenta que los participantes solucionen los conflictos con la ayuda de un tercero neutral, experto en la materia, que tiene la función de acercar a las partes para facilitar el diálogo.

Un paso

Al dejar inaugurado el nuevo centro, el ministro de Justicia, Héctor Superti, definió el hecho como "simbólico" de la transformación en el sistema penal, que apunta a "cambiar la vida de los santafesinos".

Dijo que cuando arrancó el nuevo sistema, detectaron dos necesidades esenciales: la de asistir a las víctimas y la de proporcionar métodos pacificadores para aplacar el nivel de conflictividad.

"Era fundamental un centro específico para atender a las víctimas -insistió- y apuntamos también a la mediación, aunque nos encontramos con el problema inicial de que no había capacitación. Para nosotros éste es un paso pequeño pero que implica un avance importante", expresó.

El gobernador, por su parte, reparó en la iniciativa de su gestión de crear el Ministerio de Justicia, que sirvió "para recuperar el diálogo interpoderes y para aliviar el trabajo de la Justicia, por ejemplo, a través de la mediación". Binner destacó que se haya recuperado "el valor de la persona, que pasa a ser parte protagónica del proceso, en una sociedad altamente conflictiva".

"Necesitamos diálogo y consenso para evitar y reducir ese nivel de conflictividad -expresó-, porque el cúmulo de demandas iguala a los problemas de mayor y menor jerarquía, y no se resuelve ninguno".

El gobernador reconoció que "falta muchísimo por hacer", pero aseguró que "el cambio está en marcha".

El personal

La pretensión del gobierno es inaugurar cinco centros de Asistencia Judicial, uno en cada circunscripción. Hoy se empezó con Santa Fe y estiman que en sesenta días se habilitaría otro en Rosario.

Con respecto a los profesionales que trabajarán en el Centro de esta ciudad, Superti dijo que fueron contratados a partir de una selección en la que participaron como veedores los colegios de profesionales.

El plantel de personal con el que arrancará el CAJ de Santa Fe estará integrado por dos abogados que son mediadores penales, tres abogados más para la atención a las víctimas, dos psicólogos y dos asistentes sociales.

Comentá la nota