Inaugurarían en octubre la planta de biodiesel de algas a escala industrial

nergías renovables

Se trata de un emprendimiento de Oil Fox, radicado en el Parque Industrial Comirsa. Según el presidente de la empresa, Jorge Kaloustian, demandó hasta el momento una inversión de ocho millones de dólares. "Es la primera fábrica de este tipo en el mundo.

Las instalaciones del invernadero y el área procesadora están proyectadas para producir en primera instancia 60.000 toneladas anuales, pero la idea es ampliarlas", aseguró.

En una entrevista mantenida con el presidente de Oil Fox, Jorge Kaloustian, estimó que en octubre sería la inauguración de la planta de biodiesel de algas a escala industrial.

"Para la primera etapa, se invirtieron ocho millones de dólares. La fábrica piloto producirá 60.000 toneladas por año con alta tecnología. Para la apertura y puesta en funcionamiento, falta el montaje eléctrico y la automatización", aseguró.

Según el empresario, la idea se fue concretando primero a través del laboratorio y luego con la producción y comercialización de insumos para suplementos dietarios. "Ahora no serán más alimentos versus energía, sino alimentos más energía. Con los invernaderos, hemos pasado una etapa semi industrial. El siguiente paso es terminar la planta de biodiesel, elaborándolo un poco con aceite usado de cocina -que se está recolectando en la zona-, algo de soja, y algo de algas. En la medida que construyamos más invernaderos, iremos reemplazando el resto de los aceites para hacer ciento por ciento biodiesel de algas".

Variedades

"En el mundo hay 110.000 variedades de algas, y tienen 4.000 millones de años de historia, nacieron con la tierra. La vida tuvo lugar gracias a estos organismos que inundaron al planeta de oxígeno. De esas variedades empezamos a hacer análisis y a separar. De las microalgas, elegimos cuatro: Nannochloropsis, Chlorella, Dunaliella, Spirulina Platensis. Una vez que se crían las algas, se cosecha cada 24 horas. Además tienen muchas proteínas, minerales y vitaminas, a tal punto que nosotros las comercializamos hace ocho años atrás como suplemento dietario. En las farmacias se puede conseguir el producto Spirulina. En 15 días viajo a China para terminar las negociaciones de comercialización allí, porque nos van a quedar cantidades importantes de proteínas para consumo humano. Una vez que rompemos la pared celular de las algas sale aceite, y lo que queda son proteínas que secamos. El aceite es lo que entra en la planta para transformarse en biodiesel", precisó respecto del emprendimiento.

Interés del exterior

Del postratamiento, Kaloustian indicó: "Todas las plantas del mundo lavan el biodiesel con agua potable pero nosotros usaremos resinas de intercambio iónico. La iniciativa es totalmente ecológica. Nos queda ampliar la cantidad de invernaderos, de 500 a 3000. Si esto funciona, la idea es construir una planta que produzca 240.000 toneladas anuales. En muchas partes del mundo -California, México, España., Emiratos Árabes- me han pedido que vaya a ponerla en otro lado, pero lo vamos a hacer acá".

Al ser interrogado respecto de si esos capitales extranjeros no están disponibles para se invertidos en Argentina, respondió: "No. No quieren. En varias ocasiones me han preguntado si no cambiarán las reglas del juego para el biodiesel en nuestro país y yo contestaba con seguridad que no. De un día para otro, las retenciones pasaron de un cinco por ciento a un 20. El tema no pasa porque no haya reglas, sino que haya previsibilidad. Por la crisis financiera y la inestabilidad del país, la firma coreana que iba a financiar en parte la iniciativa, se echó para atrás. Yo podría iniciarle acciones legales por incumplimiento del contrato. Es por ello, que Oil Fox está poniendo la totalidad de los recursos. La semana que viene viajo a Europa porque hay cuatro países –Inglaterra, Bélgica, España y Austria- que quieren comprarnos la planta de biodiesel. Si yo vendo una, me autofinancio y no necesito socios inversores".

En cuanto a las personas que trabajarán en la planta, estimó que serán unas 100.

Compradores y comercialización

Los usos del biodiesel de algas se prevén para combustible de camiones, barcos, energía eléctrica, tractores, autos, buques. "Los compradores serán en principio un grupo europeo que compró la producción de los próximos cinco años, a un valor de un euro el litro. La comercialización se hará a través del puerto local, por lo que estamos solicitando los planes catastrales a los funcionarios de San Nicolás y Ramallo, porque tenemos que hacer una traza de ductos entre la Central Térmica y la planta, para traer el dióxido de carbono y pondremos un caño de biodiesel para que salga directamente al puerto. No a raíz de la genialidad o el romanticismo, sino de la necesidad concreta, vamos a resolver graves problemas ambientales. Las algas para crecer necesitan dióxido de carbono. Tenemos un acuerdo con la Central Térmica para tomar las 200.000 toneladas de dióxido de carbono que emite. Estamos haciendo una traza con las Municipalidades de Ramallo y San Nicolás, para capturarlo y burbujearlo adentro de los invernaderos. Una tonelada de aceite requiere dos toneladas y medias de algas, que a su vez necesitan cinco toneladas de dióxido de carbono. Cada uno de los invernaderos es como si fueran un bosque: eliminan enormes cantidades de oxígeno", agregó.

Agua, biogás y sales

El Presidente del Oil Fox precisó respecto del agua mediante la cual se nutrirán las algas: "El mundo entero todavía está procesando litros de agua en laboratorio, nosotros estamos procesando un millón de litros por día, pero tenemos que llegar a 30 millones de litros diarios. El agua que pensamos tomar es no apta para el consumo humano -tiene muchísimas sales, nitritos, nitratos- pero es el mejor alimento para las algas, que además la pueden transformar en agua potable. Se obtiene a 130 metros de profundidad, donde el agua tiene 30 gramos de sal por litro", y sumó sobre los procedimientos adicionales implicados en la planta: "La fábrica tomará los desechos cloacales y producirá al mismo tiempo biogás. Estamos haciendo una prueba de motores eléctricos a gas, por lo que no necesitaríamos energía eléctrica, la generaríamos nosotros solos. Una vez que las bacterias metanogénicas transformen los desechos cloacales en metano, van a quedar como resultado sales, que se utilizarán para reponer en el agua que toman las algas. Por lo que se tomaría agua una sola vez".

Respecto de cómo se gestó la iniciativa, recordó: "La compañía madre –Fox Group, de la cual soy Presidente también- se dedica a ciencia y tecnología. En 1997 nos preguntamos qué podíamos trabajar sobre tecnologías alternativas, y apuntamos a las tecnologías del futuro. Todo el mundo nos consideraba unos loquitos, pero sabíamos lo que se venía. Hoy el biodiesel es moda".

Comentá la nota