A fin de mes se inaugura el destacamento de Agustoni Zúccaro le llevó sus reclamos de más seguridad a Carlos Stornelli

Viajó a La Plata para entrevistarse con el ministro. Pidió más patrulleros, como ya recibieron otras comunas. También se reunió con el titular de Justicia. El alcohol y la prostitución, en la mira.
Mientras los aportes locales a la prevención del delito con los que viene amagando el gobierno se demoran en el Concejo Deliberante, el intendente Humberto Zúccaro viajó ayer a La Plata para llevar sus pedidos a la oficina que tiene la llave de muchas soluciones: el Ministerio de Seguridad de la Provincia.

La carpeta de Zúccaro estaba cargada de pedidos, como todas las que suele recibir Carlos Stornelli cada vez que le abre la puerta de su despacho a un intendente del conurbano. Pero un reclamo descollaba en la lista que llevó el jefe comunal: la necesidad de que Pilar esté incluido en el reparto de patrulleros que la Provincia empezó en los últimos días por distintos municipios.

El viaje de Zúccaro a La Plata, acompañado por el Senador José Molina, lo llevó también a la oficina del ministro de Justicia, Ricardo Casal. Según lo anticipado por el propio jefe comunal, el tema del encuentro pasaría por las herramientas municipales para aplicar el código contravencional bonaerense, sobre todo en lo que hace a dos aspectos que le preocupan: la prostitución y el alcohol. Aunque también le planteó la lucha contra la droga y una preocupación que crece: la frecuente demora de los jueces de garantías para librar órdenes de allanamiento incluso en delitos considerados graves (ver aparte).

La primera escala de la gira de Zúccaro por los despachos ministeriales lo llevó a entrevistarse con Stornelli. Junto con Molina y sin la presencia de otros jefes comunales, el encuentro duró poco más de una hora.

Poco trascendió del contenido de la charla, más que el compromiso de Stornelli de venir a Pilar el próximo 28 de noviembre para la inauguración del destacamento policial que el Municipio levantó con recursos propios en el barrio Agustoni.

Ese había sido uno de los pocos acuerdos que Provincia y Municipio habían alcanzado tras la ola de crímenes que sacudió a Pilar en junio último: la Comuna levantaría el edificio y el Ministerio garantizaría que tenga policías propios sin vaciar para eso otras dependencias del distrito.

Pilar ya cumplió su parte. Ayer, Zúccaro le pidió a Stornelli que haga lo propio.

Patrulleros

El lunes, tras la teleconferencia con que la presidenta Cristina Fernández inauguró las 105 casas sociales en San Alejo, Zúccaro había anticipado la ronda de reuniones que un día más tarde mantendría en La Plata.

El jefe comunal había dejado ver ante la prensa que en su carpeta llevaría algunos reclamos contundentes tanto para Stornelli como para Casal.

El principal pedido anticipado por Zúccaro fue el histórico reclamo de más patrulleros para complementar la siempre insuficiente flota de la policía local.

Aunque dijo que no pediría un número específico, el jefe comunal había dado a entender que no estaba dispuesto a conformarse con cualquier cosa que le dieran. De hecho, señaló ante la prensa que Pilar no debería recibir menos vehículos de los que en los últimos días había recibido Tigre.

El 8 de este mes, la Provincia había entregado en ese distrito 30 nuevas patrullas, una cifra muy cercana al total de móviles actualmente activos en Pilar, que rondan los 50.

Tigre tiene 145 kilómetros cuadrados de territorio, poco más de la mitad que los 382 de Pilar.

Ayer, Stornelli entregó, también 24 patrulleros para el Partido vecino de Moreno.

"No tenemos que quedarnos con los brazos cruzados y decir que la seguridad no es un tema municipal, sino todo lo contrario", sostuvo Zúccaro el lunes en San Alejo.

Además, ese día había adelantado otro pedido que ayer concretó en la oficina de Stornelli: "Así como hacían en su momento, que llegaban de sorpresa y sin avisar a nadie, quiero que lo sigan haciendo".

Con Casal

Piden celeridad a los jueces de garantías

Poco después de reunirse durante más de una hora con el ministro de Seguridad Carlos Stornelli, el intendente Humberto Zúccaro se entrevistó con su par de Justicia, Ricardo Casal. Los pedidos para el funcionario tampoco fueron menores. Principalmente uno que, últimamente, se escucha con mucha frecuencia entre dirigentes políticos de diversas extracciones: la demora de muchos jueces de garantías en autorizar medidas solicitadas por los fiscales para investigación de delitos.

"No puede ser que en casos graves tengamos que esperar cuatro o cinco días para que se haga un allanamiento", se había quejado el lunes, en San Alejo.

Otros temas que Zúccaro llevaba en la agenda tenían que ver con la articulación entre Justicia y policía en dos temas que últimamente quedaron en la mira de la Comuna: el alcohol y la prostitución.

En las últimas semanas se produjeron varios procedimientos policiales para disuadir a prostitutas y travestis de ofrecer sexo en la zona del tanque de agua de la calle Uruguay. Esa es una materia donde el gobierno busca el compromiso de la Justicia de Paz de Pilar, que tiene bajo su jurisdicción aplicar el código contravencional de la Provincia.

Comentá la nota