Inarco: las críticas son "charlas de café"

Unos 40 operarios trabajan directamente en el Megaestadio, y otros 20 están vinculados a la obra. El titular de la empresa Inarco S.A. señaló que "hay una fábrica montada al pie" del polideportivo.
"Las personas más calificadas están trabajando en el Polideportivo, y sin ánimo de ser peyorativo le digo que no podemos salir a contestar lo que se dice en charlas de café. Se trata de una cuestión muy técnica, en la que está trabajando la gente más capacitada del país, y estamos dentro del plazo que se nos dio para concluir la obra". El que se expresó de esa manera fue Héctor Mohedano, el titular de INARCO S.A., la empresa que tiene a su cargo la construcción del megaestadio, al que le falta concluir el techo.

El ingeniero atendió a LA ARENA desde su casa en General Pico, y aseguró que "no hay ningún problema para visitar la obra. Es una obra única, con la máxima cantidad de garantías posibles en lo técnico", aseguró.

Hace algún tiempo desde INARCO se informó que está construyendo la nueva estructura del techo del complejo, luego que la primera tuviera que ser desechada por errores de cálculo que no le permitían soportar su propio peso. En el lugar del emplazamiento del estadio se están realizando las tareas de ensamblado de materiales que formarán la nueva estructura de la cubierta. Allí mismo, junto a la gigantesca construcción que hoy parece un gigante dormido, los operarios de Inarco llevan adelante la tarea ya que, según se explicó, "es imposible trasladar el techo en ruta desde Pico hasta acá". En los talleres de aquella ciudad se procesan las partes trasportables.

-¿Se enteró de los cuestionamientos que difundió la semana anterior la diputada Claudia Giorgis, a partir de un informe del ingeniero Hernán De Dios Herrero?

-Nosotros estamos absolutamente tranquilos, se están haciendo todas las verificaciones del caso... espero que en poco tiempo se haga una conferencia de prensa importante, porque es muy difícil explicar cosas muy técnicas. Siempre digo que en las charlas de café voy a perder mil veces, porque todo el mundo puede opinar sin tener los fundamentos necesarios. Es como hablar de fútbol, que hay 20 mil seleccionados diferentes. Con eso perdemos siempre, porque cada uno tiene un seleccionado diferente y una jugada diferente y claro que surgen dudas que pueden ser legítimas.

Tengo entendido que desde el Gobierno se está preparando todo para contestarle (a la diputada Giorgis). Tenemos todo presentado en los folios y los expedientes, que creo tiene algo así como 20 cuerpos. Ahí están todos los estudios y 'recontraestudios', y puede ser que algo que aparece en la foja 2.000 aparezca después en la 8.000, y una complementación en la 14.000.

Son todas cosas que están chequeadas, y la contestación va a ser absolutamente técnica, porque hay varios expedientes y todo está hecho por empresas especializados. Quiero aclararle que usted está hablando con un técnico, no con un político o un sociólogo, y le aseguro que tenemos la cabeza puesta en eso.

-Hace unos días se cayó una torre...

-Ahí tienen. Era una torre provisoria que un viento de 136 kilómetros por hora apoyó contra otra estructura. Una cuestión absolutamente menor que nos costó $6.000 reparar. Pero lo único que salió en los diarios fue la torre apoyada y sin aclarar que era una cuestión absolutamente menor.

-Usted sabe que el comentario de la gente es dudando acerca de si alguna vez se va a inaugurar...

-Se dicen tantas cosas. Por eso les agradezco que me llamen, pero no podemos salir a contestar todos los comentarios que se hagan. Es como en una operación del corazón, cualquiera puede tener dudas e interrogantes, pero los únicos que de verdad saben son los médicos.

-¿Y entonces cuándo se termina la obra?

-Estamos dentro de los plazos previstos. Se nos otorgaron 420 días y considero que vamos a llegar bien.

-¿Cómo está el Frigorífico de Bernasconi, que también despertó dudas?

-Nos faltan unos 5 meses. Recién ahora se reinició la obra por temas y aprobaciones que están saliendo... Enargás aprobó el gasoducto, que se hará al mismo tiempo que el acueducto.

Además tenemo una obra del Pro.Me.BA (Programa Mejoramiento de Barrios) en Villa Germinal. Le aseguro que toda las obras que se nos adjudicaron las entregamos en tiempo y forma, sin inconvenientes.

-Usted debe conocer que se pone en duda la capacidad financiera de su empresa.

-Lo que digo es que estamos muy bien. Soportamos los costos de las obras y estamos bien, no tenemos ningún problema, con todas las calificaciones categoría 1. No debemos plata y en todos los bancos estamos bien calificados.

-¿Y entonces por qué los comentarios?

-No se si hay intencionalidad. A lo mejor hay a quienes le interesa la participación en el mercado que nosotros tenemos, pero no nos está haciendo nada bien todo lo que está pasando. Hablan y no nos defendemos porque somos gente de trabajo. Eso es lo que sabemos hacer, y por eso no acuerdo con que el que calla otorga. Este no es el caso, pero no queremos ni podemos contestar charlas de café.

Nosotros como empresa nos estamos haciendo responsables de un error de un tercero (el calculista), al cual contratamos. El problema fue por una cuestión ajena, pero nos hicimos cargo y dimos la cara.

Inarco S.A. llegó a tener unos 600 empleados, aunque hoy está bastante lejos de esa cantidad de operarios. Mohedano le dijo a este diario que está dispuesto a abrir las puertas de la construcción para que sea recorrida "tantas veces quieran porque no hay nada que ocultar". Aseguró que si no se deja entrar libremente es por una cuestión de seguridad, porque hay amoladoras de las que hay que estar a cuatro metros por las características de su trabajo, se hacen soldaduras de 500 amperes, y hay una grúa levantando caños y nadie puede estar 30 metros alrededor. "Hay razones técnicas y de seguridad que hacen aconsejable que no ande gente dando vueltas", explicó el empresario.

Comentá la nota