El INADI pide a los concejales que no corra a los gitanos.

El organismo contra la discriminación reclama que se derogue la ordenanza que prohibe la instalación de carpas gitanas en espacios públicos.
El INADI considera que la ordenanza 4.563, que prohibe la instalaciòn de carpas gitanas en espacios públicos, "estigmatiza y discrimina a las comunidades gitanas" y por eso le solicitará a los ediles que "modifiquen la normativa y se busque el modo de desarticular las matrices de construcción de prejuicios y discriminación"

El delegado en La Rioja del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI), Marcelo Lucero, anticipó que solicitará al Concejo Deliberante que modifique el texto de la ordenanza 4.563 que prohíbe la instalación de carpas gitanas en espacios públicos ya que normativa estigmatiza y discrimina a las comunidades gitanas.

En este sentido el titular del INADI local defendió los lineamientos del Plan Nacional contra la Discriminación -aprobado mediante el Decreto 1086/2005- en el cual se recomienda la protección de los derechos de las comunidades gitanas y pueblos Rom de la discriminación y el hostigamiento.

Asimismo, teniendo el cuanta el rol encomendado al INADI por el mencionado Plan, recomendó que la normativa sea revisada y revertida, dado que "constituye un modo de legitimación estatal de la negativización de uno de los grupos identitarios que sufre con mayor fuerza los procesos discriminatorios en nuestro país".

Finalmente, Lucero resaltó que "la formación antidiscriminatoria –en particular de los funcionarios- aparece como prioritaria a los fines de iniciar un trabajo para desarticular las matrices de construcción de prejuicios y discriminación por parte de las instituciones estatales y de la sociedad en general".

Principales procesos discriminatorios de la colectividad gitana

Según el INADI, en las entrevistas realizadas, las colectividades gitanas destacan al ámbito educativo como una de las instituciones fundamentales de discriminación.

Tanto las autoridades como los docentes manifiestan en muchos casos abierta o solapadamente sus prejuicios, máxime cuando la identidad gitana queda al descubierto (por ejemplo, a través de la vestimenta femenina).

Ello ha llevado en muchos casos a reemplazarla, viéndose obligados a ocultar sus orígenes. En otros casos, produce deserción escolar, al generar una contradicción entre la preservación de la identidad y la continuidad de la escolarización.

La presencia de la comunidad gitana en el país se encuentra absolutamente ausente de los manuales de texto, con lo cual se tiende a extranjerizar o exotizar a los miembros de la colectividad.

Por otra parte, también señalan dificultades en el acceso a la salud, particularmente por la discriminación sufrida en hospitales y centros de salud por parte del personal hospitalario. A ello se agrega, en algunos casos, las trabas generadas por un ordenamiento estatal que obliga al "anclaje territorial". En algunos grupos gitanos acostumbrados al nomadismo, esta falta de anclaje agrega mayores dificultades al acceso a los sistemas de salud y educación.

Comentá la nota