Imputan a Daniele por instigación a la violencia

El secretario general del Suoem, Rubén Daniele, fue imputado anoche a causa de las declaraciones públicas que viene haciendo desde el inicio del conflicto con el Ejecutivo municipal, comenzado hace más de 40 días.

El fiscal del Distrito Uno, Turno Cinco, Alejandro Moyano, hizo llegar una notificación a las 19.23 de ayer, para que comparezca por el cargo de "instigación a la violencia".

Moyano actuó de oficio debido a las reiteradas denuncias que Daniele ha recibido en los últimos tiempos, y que lo acusan de poner en peligro la paz social.

El gremialista se hizo presente pasadas las 21 en la Unidad Judicial Número 2, situada en la calle Santa Rosa a metros de avenida Santa Fe, y antes de ingresar dijo que "es verdad que por ahí me voy de boca, pero lo hago porque le estoy hablando a los compañeros trabajadores; no reparo en los medios presentes, y ahí es cuando se arma el lío

Daniele fue acompañado por dirigentes juecistas, como el legislador Raúl Jiménez y el titular del Sindicato de Luz y Fuerza, Juan Leyría.

También prestaron su apoyo unos 50 gremialistas, que amenazaban con hacer un paro general si a Daniele lo dejaban preso.

Naturalmente, y por las características del trámite esto no ocurrió, y el procedimiento seguirá su curso normal de investigación, en la Fiscalía del Distrito Uno.

Ante una fuerte presencia policial que tenía por finalidad impedir cualquier tipo de desmanes, los dirigentes sindicales sólo se limitaron a mostrarse ante la prensa, sin dar orden a los "muchachos" de hacer destrozos.

Irina Santiestaban, titular de los trabajadores judiciales, mostró su preocupación frente al accionar político de Giacomino. "Ya hay 30 compañeros municipales detenidos y un secretario general imputado. Existe una persecución".

Por su parte, otro aliado a Juez, el titular de la Unión de Obreros Metalúrgicos y legislador Augusto Varas, defendió lo que para él es una "protesta justa, que implica defender los derechos de los trabajadores".

Unos 20 después, Daniele salió tranquilo, y dijo que la imputación "nada va a modificar la lucha". No obstante, esta vez recordó que la prensa estaba ahí, y pidió a los trabajadores que "ahora la protesta sea pacífica, para ir con alguna esperanza a la Secretaría de Trabajo a las 16".

Al decirlo, probablemente también haya recordado que en la

reunión que ayer tuvo con los concejales juecistas, se decidió que la estrategia es ahora calmar los ánimos y hacer aparecer al nuevo presidente de bloque, Walter Nostrala, como el gran pacificador.

Un comportamiento similar al de los creadores de virus informáticos, que primero infectan con sus creaciones, y luego les venden las soluciones.

Comentá la nota