"Impunidad 7 Justicia Cero"

Infoglaciar - Bajo la consigna de "Impunidad 7 Justicia Cero", los familiares y amigos del empresario pesquero Raúl "Cacho" Espinosa, lo recordaron durante un acto realizado este jueves en la planta pesquera San Isidro de Puerto Madryn
En esta fábrica, Espinosa había recibido unas semanas antes de ser asesinado a la fundadora del ARI, Elisa Carrió. La investigación original del crimen fue censurada en términos muy severos por la Sala Penal del Superior Tribunal de Justicia, pero desde allí en adelante no hubo avances en la causa.

Según la Sala Penal del Superior Tribunal de Justicia la investigación del asesinato del empresario pesquero Raúl "Cacho" Espinosa provoca "el asombro, el pasmo (y) la estupefacción".

Eso decían los fundamentos de la resolución de la Sala Penal del Superior Tribunal de Justicia, que declaró "improcedente" un recurso de casación de la defensa de dos empresarios que solicitaban su sobreseimiento definitivo.

Los tres magistrados que integran la Sala concluyeron entonces que los hombres de negocios -Juan Alvarez Cornejo y Fernando Alvarez Castellano- no pueden ser sobreseídos por la sencilla razón de que nunca fueron formalmente imputados, a pesar de la cantidad de veces que se los ha nombrado en la causa.

La magnitud de la falencia es de tal grado, que el juez (o los jueces, mejor dicho) y los fiscales que actuaron en la investigación "no han cumplido acabadamente con su función", según lo afirmó en su meduloso voto el presidente de la Sala, Jorge Pfleger. Hay que recordar que por la causa pasaron 16 jueces. Y fueron dos los fiscales del caso. Hoy, uno de ellos está retirado por cuestiones de salud. Y el otro es juez en Puerto Madryn.

La muerte

El empresario Raúl "Cacho" Espinosa fue asesinado el 30 de enero del año 2003. Un hombre se le acercó cuando descendía de su automóvil, frente a su domicilio particular en Puerto Madryn, y lo llamó.

"Che, Cacho", le dijo, antes de dispararle un balazo que le atravesó el pecho y le causó la muerte de manera casi instantánea. Un cartel ubicado en una de las esquinas de la planta de la pesquera "San Isidro", recuerda que su muerte aún permanece impune.

La impunidad

No es extraño el dato de la impunidad. "La primera impresión de esta causa deja en suspenso la razón y el juicio del lector más avezado en la práctica forense", dice Pfleger en los fundamentos de su voto.

El magistrado cita luego un párrafo de Joaquín V. González para describir el cuadro de las irregularidades que surgen del expediente, plagado ahora de sospechas de todo tipo y alcance.

"... debe suprimirse más de la mitad del formulismo vigente por inútil, perjudicial, antijurídico, inconstitucional, inmoral, atentatorio y antidemocrático, con todo su cortejo de parientes que esquilman el patrimonio en busca de justicia", para "... exigir que se desmonte la maraña interminable de las minucias curialescas, de los códigos de procedimientos, nidos de chicanas, de chantajes y de acechanzas, de cohechos y complejidades de todo género", señala con crudeza el párrafo de González usado por Pfleger.

Solo discursos

Según el presidente de la Sala Penal, las casi cuatro mil fojas de la investigación sólo revelan "la transformación de un crimen en un torneo de discursos, con soslayo del hecho que los motiva que, valga la paradoja, juega un rol secundario" en ese complicado y seguramente escandaloso trámite.

Sostuvo, además, que "campean por su ausencia" en la investigación, "las rectas maneras de conducir una encuesta: método, perseverancia, inteligencia y honestidad intelectual, principios éticos que ilustran las normas procesales".

Detalles

La resolución de la Sala Penal del Superior Tribunal, confirma otra de la Cámara de Apelación Instructoria, Sala B, de la ciudad de Trelew, que no convalidó el sobreseimiento dictado por el juez de primera instancia, porque la medida "resulta inaceptable a menos que el beneficiario se encuentre pasivamente legitimado, esto es -precisa- conducido a proceso", algo que nadie dispuso para los empresarios mencionados, a los que nunca se les tomó declaración alguna.

Otro de los ministros de la Sala Penal, Alejandro Panizzi, coincidió con Pfleger, pero agregó que "pareciera que se trata de una causa en la que se apuntaron las cosas que habrán de tenerse presentes, para ordenarlas después", un detalle gravísimo.

También sostuvo que la instrucción tuvo "execrables rodeos y demoras" para esclarecer los hechos, lo que aún no ha sucedido.

Morir sin morir

Espinosa, como tantos otros, no termina de morir en el expediente que investiga quién le disparó, por qué causas y con qué fines, obrando por cuenta propia o por encargo ajeno.

El expediente que obra en el Poder Judicial de Chubut sobre su crimen es "de dificultosa lectura y comprensión", y leerlo provoca en el ánimo del que lo hace "el asombro, el pasmo (y) la estupefacción".

La investigación, dice el ministro Pfleger en su voto, "en los términos del Derecho aplicable, tiene un objeto preciso (...) y dos actores primordiales (...) el juez a cargo de la Instrucción (...) y el Ministerio Público Fiscal. Infortunadamente -agrega- esos protagonistas, cualesquiera sean las personas que hayan participado en el proceso en las anteriores etapas, lo aclaro, no han cumplido acabadamente su función", acusa.

Preguntas

La pregunta que rueda y rueda por los pasillos de los Tribunales es cómo seguirá esta historia, que cuatro años después tiene todavía un final abierto, pero con un perfil seguramente escandaloso y triste.

¿Qué pasará con aquéllos que "no han cumplido acabadamente con su función" en la investigación de una causa resonante?

¿Qué pasará con la investigación misma? Aquí, hay quienes sostienen que todo podría ser reabierto, para buscar la verdad, si acaso todavía hay tiempo.

Por ahora, sólo queda lo que Pfleger sentencia, es decir el asombro, el pasmo, la estupefacción.

Comentá la nota