La impunidad de los infractores convirtió a Resistencia en una ciudad fuera de control

El catálogo de infracciones en que incurren los resistencianos diariamente parece pasar inadvertido ante los ojos de los pocos inspectores con que cuenta el municipio capitalino, cuya capacidad operativa está menguada desde hace tiempo, lo que impide que actúen con el rigor necesario, lo que se evidencia en un tránsito fuera de control, sin normas y con personas que se creen impunes ante los ojos de la ley.
Es una obviedad que la falta de educación vial es el principal inconveniente a afrontar, pero más allá de eso la población necesita que quienes ejercen los controles lo hagan de manera correcta y hagan cumplir las ordenanzas, por eso sorprende que ciudades vecinas puedan salir con una fuerte campaña en las que multan a quienes circulan sin casos, o vayan de manera numerosa en las motocicletas, o secuestrar aquellos que no cuentan con papeles, mientras que en la capital chaqueña eso casi no sucede. Son tantas las infracciones y los operativos aislados que no logran poner coto a una situación que ya se tornó insostenible.

La jefa comunal Aída Ayala había alertado que estaba colmada la capacidad operativa y eso lo dejan más que en evidencia diariamente. Es común ver en las calles a motociclistas sin cascos o más de dos personas subidas a estos vehículos, pero lo paradójico de la situación es que los infractores estacionan en pleno centro en los lugares habilitados por el municipio y ante la vista de los inspectores y del personal de seguridad vial que hay en las esquinas, pero ninguno hace nada. El caso de Resistencia roza lo insólito, donde los infractores acuden en gran cantidad a las cuadras céntricas sin que sean multados y se paseen ante la vista de todos.

En la capital correntina decidieron mantener un férreo control de tránsito y llevar adelante en distintos sectores multas y secuestros no sólo de autos sino de motocicletas, a pesar de que al igual que en Resistencia los corralones también colapsaron. Se dispuso entre otras cosas ser rigurosos en sancionar a quienes lleven más de un acompañante, incluso retirar el vehículo de la vía pública. El titular de Dirección de Tránsito de Corrientes, Daniel Umbert, a través de El Litoral dijo que comprenden la situación económica pero “los riesgos de un accidente y con graves secuelas son mayores. La Ley Nacional de Tránsito establece la cantidad de personas que deben circular en un vehículo de acuerdo a su cilindrada, pero como no se respeta, vamos a ser rigurosos en hacer cumplir la normativa”.

Si bien el tránsito en la capital chaqueña está colapsado y faltan inspectores, el municipio deberá diagramar acciones firmes que empiecen a poner freno a una situación que está fuera de control y en la cual las investigaciones e informes demuestran que los conductores de motocicletas son los principales protagonistas de accidentes graves que ocurren en Resistencia y que la mayoría de los accidentados no tenía puesto el casco de protección al momento del siniestro.

A pesar de haber en Resistencia 70.000 motos registradas en el municipio, la cantidad es mucho mayor ya que según un sondeo en los comercios locales que se dedican a este rubro reveló que existe un alto porcentaje de compradores de estos vehículos que no retiran de la concesionaria la documentación del rodado, pese a que ya están pagados los trámites. Este desinterés también se traduce en el poco respeto a las normas de tránsito que exhiben algunos motociclistas.

Comentá la nota