IMPULSO EN LA CAUSA AMIA Piden ampliar embargo contra iraníes

La Fiscalía quiere llevarlo a US$ 540 millones, el total de los daños del atentado. Descubrieron un maxiquiosco a uno de los sospechosos.
A una semana de haber efectivizado el embargo sobre un ex diplomático de Teherán, el fiscal general que instruye en la investigación de la AMIA, Alberto Nisman, pidió “ampliar el embargo a 540 millones de dólares, oportunamente dispuesto a los ex funcionarios iraníes acusados por la justicia argentina por su participación en el atentado”.

Nisman elevó el pedido para ampliar la suma al juez Rodolfo Canicoba Corral luego de "valuar la totalidad de los daños y perjuicios ocasionados por el atentado".

La medida se originó en una petición de la organización Familiares y Amigos de las Víctimas del atentado y alcanza los 1.843 millones de pesos. Además, involucra al ex presidente de la República Islámica, Alí Akbhar Rafsanjani; su ex ministro de Información, Allí Fallahiján; el ex canciller Alí Velayati; el ex embajador Hadi Soleimanpour; el ex Jefe de la Guardia Revolucionaria, Moshen Rezahi; el ex Jefe de la Fuerza "Al Quds", Ahmad Vahidi; el ex Secretario de la embajada iraní en Buenos Aires, Ahmad Ashgari, y el ex consejero cultural, Moshen Rabbani.

“Se tuvo en cuenta que se desconoce el actual paradero de los imputados, y la reiterada y definitiva negativa del gobierno iraní a colaborar con los sucesivos requerimientos efectuados por la justicia argentina como elementos determinantes para acreditar el riesgo de peligro cierto de demorarse una medida de esta naturaleza”, explicó el fiscal a la Agencia Judía de Noticias.

El martes pasado, Nisman efectivizó el embargo ordenado por Canicoba Corral sobre seis propiedades que Moshen Rabbani posee en la Ciudad de Buenos Aires. Se trata de una gran esquina ubicada entre Gaona 3387 y Terrada 1111, en el barrio porteño de Flores, subdividida en un maxikiosco, una parrilla, una pizzería, un locutorio y un garage.

La mañana del 18 de julio de 1994, un ataque terrorista voló la sede de la Asociación Mutual Israelíta Argentina (AMIA), ubicada sobre la calle Pasteur, en el barrio porteño de Once. Como consecuencia de la explosión murieron 85 personas y más de 300 resultaron heridas.

Comentá la nota