Impulsan un régimen de contravenciones

Es un proyecto del Ejecutivo provincial y contempla las figuras de "merodeo", "vagancia", "ebriedad" o "patotas en las calles", que le permitirían a la Policía intervenir más en la vía pública.
Así lo confirmó el ministro de Seguridad bonaerense, Carlos Stornelli. En ese marco, explicó que el retorno de esas figuras estará contemplado en un proyecto de ley que el Ejecutivo enviará a la Legislatura bonaerense en las próximas semanas.

La iniciativa trasciende un día después de otra madrugada de furia en Junín, cuando dos grupos de jóvenes se enfrentaron a piedrazos en Benito de Miguel y Sadi Carnot. El hecho dejó como saldo dos policías heridos, cuatro menores detenidos y algunos destrozos en la vía pública.

"Estamos estudiando la modificación de las contravenciones, más eficientes y acomodarlas a los tiempos, para contribuir a que la Policía recupere la calle", detalló el titular de Seguridad, quien reconoció que viene estudiando una iniciativa de esta naturaleza "desde hace más de un año".

La intención del Gobierno provincial, explicó, es ins-trumentar un sistema de "revitalice" el régimen de contravenciones vigente que "es muy laxo, ha caído en desuso y entró en crisis durante los años 80 por excesos de la Policía", dijo Stornelli. Por eso, quieren un nuevo sistema que sea "más severo", explicó.

El proyecto

De acuerdo con el proyecto en estudio, la Policía bonaerense podrá detener personas en la calle bajo figuras como la de "merodeo", "vagancia", "ebriedad", "drogadicción", "patotas en las calles", "caras tapadas" y "ladrón habitual", entre otras.

En ese marco, dispone la creación de la figura de un juez contravencional, que será la autoridad de aplicación de este régimen. Los funcionarios serán propuestos por los intendentes municipales y tendrán un mandato igual al de los jefes comunales.

"Cada distrito debería tener una alcaidía para contraventores y, allí, el ebrio, el drogado, debería permanecer hasta que se le pasen los efectos, y el ladrón habitual no es malo que explique qué hacía en determinada calle oscura, con todo el cuidado y control que esto requiere", explicó el ministro Stornelli.

Hay actitudes que no constituyen delito pero que, a veces, terminan dando el marco para el delito. Al no haber autoridad policial esto genera atrevimiento, oportunidades", agregó.

Stornelli además confirmó que el régimen de contravenciones que impulsa la Provincia podría ser aplicado en casos de protestas sociales o piquetes en los que los manifestantes cubran sus rostros.

"Creo que estar en la calle con la cara tapada debe ser sancionado como una contravención. No es la idea que las protestas sociales sean una contravención, sino algunos de sus modos y el tema por neutralizar es el perjuicio a terceros", dijo.

Comentá la nota