Impulsan producción de laja Y estilo constructivo en la Puna

Mejorar la producción de laja para que alcance un rango industrial
La provincia de Jujuy impulsa emprendimientos mineros y la creación de un estilo constructivo para generar fuentes de trabajo en la región de la Puna, una de los altiplanos más grandes del mundo, con alturas superiores a los 4.000 metros sobre el nivel del mar.

Uno de esos emprendimientos está vinculado con mejorar la producción de laja para que alcance un rango industrial, ya que están dadas todas las condiciones en el terreno y la capacidad operativa de la gente para conseguirlo.

El director provincial de Minería y Recursos Energéticos de Jujuy, Martín Sánchez, explicó que la provincia cuenta con la Ley 5.591 de fomento a la producción minera de naturaleza pétrea o terrosa, que obliga al estado provincial a adquirir rocas de aplicación para la construcción.

"La producción de roca va a mejorar de una forma notoria", dijo el funcionario, y ahora hace falta la reglamentación de la ley.

Consideró que una vez reglamentada, la ley "creará un mercado provincial muy grande para ubicar el producto, transformará todo nuestro sistema de construcción y, además, contribuirá a generar un estilo con elementos propios".

LA PRODUCCION

La laja está al alcance de la mano en Jujuy, con lo que se puede trabajar ese elemento para fachadas, patios, veredas o senderos peatonales, entre otros muchos usos para el realce del esplendor de la creatividad autóctona.

El funcionario indicó que abrieron canteras de laja en las cuales trabaja medio centenar de personas organizadas en cooperativas, como las que ya cuentan lavadores de oro o productores de sal.

Sánchez estuvo en la localidad de Abra Pampa junto a integrantes del equipo técnico con el que anunciaron la apertura de senderos en el paraje Cara Cara y, además, entregaron herramientas de trabajo, equipamiento de seguridad industrial y motores.

A ese encuentro asistieron también representantes de las Cooperativas "Piedra Buena" de Abra Pampa y "San Fernando" del paraje Cara Cara 1 (Yavi) y lajeros de Cara Cara 2.

Entregaron, en carácter de comodato, máquinas cortadoras de roca, motores eléctricos trifásicos picos de punta y palapalas punta corazón con mango;azas de 1, 2, 4 y 8 kilogramos; rretillas de chapa; bretas de acero, discos segmentados, guantes de descarne, corta fríos, botines y cascos de seguridad; dentales, protectores auditivos, puntas chatas y redondas, entre otros elementos, según un informe del Ministerio de Producción.

Sánchez puso de relieve el "invalorable" aporte del Consejo Federal de Inversiones, que sostiene esta iniciativa sustentada en el Programa Provincial de Lajas y Tobas (roca volcánica), y el compromiso ministerial de enriquecer las oportunidades de crecimiento del sector.

Anunció, también, el envío de técnicos especializados en el arte de cortar y pulir, mejoras en las bajadas de electricidad y la gestión de herramientas tales como Internet, para que los propios obreros conozcan y analicen, por ejemplo, movimientos de precios o las ofertas de otras provincias.

Felipe Vilca, de Abra Pampa, representó en el acto a la Cooperativa "Piedra Buena", y manifestó que la entrega "implica una recompensa al trabajo realizado en la Puna".

"Hace 30 años que trabajo en minería y hoy estamos felices de comprender la idea del cooperativismo para atender nuestras necesidades. Impulsamos una fuerte ayuda a los canteristas, y queremos transmitir este trabajo costoso a nuestros hijos y nietos" se entusiasmó.

La extracción de lajas se realiza en parajes como Cara Cara, Rumi Cruz y Tabladitas, entre otras.

Una vez trabajadas, estas rocas también se envían a provincias como Salta, Córdoba, Buenos Aires y Neuquén.

Fernando Santos, representante de la Cooperativa "San Fernando" de Cara Cara 1, comentó: "me fui muchos años al sur y nunca observé que al lado mío estaba mi trabajo. Hoy vemos que hay unas diez canteras en explotación. Con estas herramientas buscaremos la venta regional", concluyó.

Mejor análisis de los residuos utilizables

en construcción

La reutilización de los subproductos procedentes de la incineración (RSU) como material de pavimento en la construcción de rutas permitiría, en principio, reducir la cantidad de residuos que no se aprovechan, y al mismo tiempo disminuir el volumen de áridos que debe extraerse de fuentes naturales. Sin embargo, para que estos materiales puedan reciclarse tienen que pasar unos estudios exhaustivos que cubran los aspectos básicos de seguridad ambiental y comportamiento funcional a corto y largo plazo bajo condiciones climáticas determinadas.

Este es el objetivo del proyecto que está llevando a cabo el Grupo de Química Analítica, Automatización y Medio ambiente de la UIB, que desarrolla una nueva metodología analítica automatizada para evaluar los posibles riesgos de la reutilización de estos residuos.

Lo novedoso de esta iniciativa es la automatización de los análisis, ya que para su realización se emplea un sistema controlado por software que puede, entre otras ventajas, reducir considerablemente la duración de este proceso que, de realizarse con los métodos tradicionales sería muy laborioso, costoso y además entrañaría otro tipo de limitaciones, como la de ser menos seguro.

Manuel Miró, profesor titular de Química de la UIB, explica que el hecho de que el análisis esté automatizado y controlado permite trabajar con volúmenes de reactivo y de muestra muy pequeños, ya que se aspiran sólo los necesarios y, al tiempo evita que se manipulen.

Este sistema informatizado reproduce en el laboratorio las condiciones ambientales, simulando procesos dinámicos, como los que ocurren en la naturaleza.

El objetivo es conocer el comportamiento de los residuos y evaluar la viabilidad de sus posibles aplicaciones, como puede ser la de la reutilización en pavimentos de ruta.

QUIMICA APLICADA

A LA CONSTRUCCION

El Grupo de Química analítica, Automatización y Medio Ambiente, dirigido por el catedrático Víctor Cerd…, se dedica a la investigación en un campo que ha despertado un gran interés en los últimos años, el de la Química analítica aplicada al análisis medioambiental, una disciplina que se encarga del estudio de distintos parámetros que van desde la calidad del aire o del agua a la de subproductos industriales, evaluando sus riesgos de contaminación.

Una de las líneas de investigación de este grupo, que tiene publicados numerosos artículos sobre este tema en prestigiosas revistas científicas internacionales, ha sido el del desarrollo de nuevas técnicas de análisis, que además de ser fáciles de usar, minimicen la manipulación de la muestra, reduzcan los costos y no demoren en el tiempo de análisis.

Comentá la nota