Impulsan una ley para que las empresas petroleras no expendan combustibles

Como lo vienen realizando en todo el país, representantes de la Federación de Estaciones de Servicio estuvieron en Salta para explicar y sumar apoyos en favor del tratamiento de una Ley de Comercialización de Combustibles que termine con el monopolio de las compañías petroleras sobre el comercio minorista de combustibles.
Los gremialistas se reunieron con el secretario General del Sindicato de Estaciones de Servicio de Salta, Francisco Centeno, y con el presidente de la Cámara de Expendedores de Combustibles, Ricardo Stella, quienes se manifestaron a favor del proyecto.

Se trata de una norma que ya fue presentada en numerosas oportunidades en el Congreso nacional, pero que nunca fue tratada por los legisladores.

Ahora que el senador nacional por Misiones, Eduardo Torres (Frente Renovador de la Concordia), volvió a darle estado parlamentario, los sindicalistas quieren sumar adhesiones a la iniciativa en todo el territorio nacional.

En diálogo con Nuevo Diario, el secretario General de la Federación de Estaciones de Servicio, Carlos Acuña, explicó que el proyecto de ley prohíbe a las empresas productoras de petróleo, refinadoras o comercializadoras mayoristas de combustibles líquidos puedan se r propietarios de estaciones de servicio y dedicarse a la venta de nafta al consumidor.

Pero además, establece que las estaciones de servicio podrán ofrecer a los consumidores combustibles de diversas marcas y ya no sólo la de la línea de bandera que la identifica.

De esta manera, se busca terminar con la posición monopólica de las empresas petroleras en el mercado y que es resistido tanto por los propietarios de estaciones de servicio como por sus trabajadores y los gremios que los representan. Pero además, permitiría bajar el valor de la nafta, ya que los estacioneros podrían comprarle el combustible a la compañía que le ofreciera el mejor precio.

Según Acuña, en la actualidad son las petroleras las que regulan la venta minorista de combustibles líquidos: establecen el margen de ganancia de los expendedores, y utilizan sus propias estaciones de servicio y el desabastecimiento para "fundir" a las pequeñas empresas.

El gremialista explicó que por esta razón, en la última década cerraron sus puertas 3.000 estaciones de servicio, y que sólo en 2009 fueron 300 las que se fundieron, dejando en la calle a más de 3.000 trabajadores.

Por su parte, Centeno indicó que en Salta existen 67 estaciones de servicio de las cuales sólo dos son de las denominadas "blancas", es decir, que no responden a una determinada marca. Y agregó que, si bien sólo se ha visto obligada a cerrar en los últimos años, son muchas las que están al borde de fundirse por el poco margen de ganancia. El gremialista salteño relató que ya se reunió con los diputados electos Walter Wayar (Frente Federal) y Alfredo Olmedo (Salta Somos Todos), quienes le garantizaron su apoyo a la norma cuando asuman en sus bancas.

Comentá la nota