Impulsan un mejor sistema de alerta frente a tormentas

El intendente Miguel Lifschitz, su gabinete y autoridades y presidentes de todos los bloques del Concejo Municipal repasaron ayer los temas clave del año legislativo en ciernes pero, fundamentalmente, evaluaron las consecuencias de la fuerte tormenta del 2 de febrero pasado. En ese marco, el jefe del Palacio de los Leones ratificó la intención de mejorar a la brevedad el sistema de alerta regional frente a fenómenos meteorológicos cada vez más intensos y de solucionar el déficit habitacional de los sectores castigados por la pobreza, problemática que resurge cada vez que el cielo descarga su furia.
Pese a algún que otro cortocircuito inicial entre oficialistas y opositores, y la preocupación generada por la copiosa lluvia (todas las miradas buscaron las ventanas del salón Carrasco) que cayó pasadas las 17, para Lifschitz fue "una reunión muy positiva". Y destacó que "el análisis de las fuertes tormentas registradas en los últimos meses y los distintos mecanismos de previsión y resolución de los problemas que éstas acarrean se llevaron gran parte del encuentro".

"Quedamos en seguir trabajando con la provincia para mejorar la tecnología de anticipación de alertas frente a estas tormentas extraordinarias", explicó el intendente.

Al respecto, Lifschitz consideró "bastante avanzadas" las negociaciones entre la Casa Gris y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) "para poder financiar un sistema regional de alerta complementario al que brinda el Servicio Meteorológico Nacional (SMN)".

Desembolso. Si bien no hubo una estimación del costo de la iniciativa, por lo bajo reconocieron que "hacerlo seriamente no es poca plata".

El proyecto consiste en instalar radares en distintos puntos del Gran Rosario, formando una especie de arco y articulando tareas con el SMN.

El organismo posee equipos en el Aeropuerto Internacional Islas Malvinas (Rosario) y en Pergamino (Buenos Aires), ciudad en la que los sistemas de prevención fallaron el día de la violenta tormenta.

En ese sentido, el subsecretario de Protección Civil provincial, Marcos Escajadillo, y el titular de Defensa Civil municipal, Raúl Rainone, acaban de mantener una entrevista con autoridades del Servicio Meteorológico.

En deuda. La falta de vivienda fue otro tema que acaparó la agenda del encuentro.

"Es un problema en Rosario que también se pone de manifiesto con las tormentas", admitió el socialista, para luego advertir que, además del compromiso asumido junto a los ediles, la lucha contra ese déficit requiere de "la presencia de la provincia y la Nación".

La problemática ya había sido evaluada el jueves durante la reunión que funcionarios provinciales y municipales compartieron con diversas organizaciones sociales que venían protagonizando reclamos de asistencia social tras la tormenta.

En tanto, al encuentro realizado en Buenos Aires 711 asistieron los concejales justicialistas María Eugenia Bielsa, Osvaldo Miatello y Arturo Gandolla, los radicales Daniela León y Jorge Boasso, Carlos Comi (Coalición Cívica) y los socialistas Manuel Sciutto y Miguel Zamarini (titular del cuerpo). l

10 propuestas

El concejal radical Jorge Boasso entregó ayer un documento con “diez propuestas para salir de la crisis”, entre ellas dejar sin efecto los aumentos de la TGI. Sin embargo, el intendente Miguel Lifschitz afirmó: “Lo de la tasa no tiene que ver con la tormenta. Es un tema político que deberá ser analizado por el Concejo”.

Comentá la nota