Impulsan iniciativa para que los vecinos porteños que reciclen la basura tengan un descuento en el ABL

Impulsan iniciativa para que los vecinos porteños que reciclen la basura tengan un descuento en el ABL

La Defensoría del Pueblo de la Ciudad presentó un proyecto en la Legislatura que apunta a fomentar un cambio cultural respecto al cuidado del medioambiente.

Como una iniciativa para recuperar los residuos reciclables y evitar que colapsen los desperdicios en el medio ambiente, la Defensoría del Pueblo de la Ciudad presentó recientemente un proyecto ante la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires mediante el cual se promueve que los vecinos que separen la basura tengan un descuento en el ABL.

Si bien desde hace tiempo se está tratando de disminuir los residuos sólidos, haciendo publicidades y campañas sobre el reciclaje, la problemática sigue en pie y a pesar de que existen en los barrios porteños contenedores en los que poner los residuos para reciclar, aún no hay una cultura social al respecto: calles con papeles, bolsas, envases de bebida, y muchas otras cosas. Y puertas adentro, en la mayoría de los hogares se mezcla todo tipo de basura en un mismo tacho. 

En este contexto es que aparece el proyecto de ley para reducir el costo del ABL a los vecinos que reciclen en sus hogares.

Promovido desde la Defensoría del Pueblo porteña, esta iniciativa tiene por objeto fomentar el cambio cultural con respecto al reciclaje y el cuidado del medioambiente, concientizando sobre las distintas formas de tratamiento de los residuos y reconociendo el trabajo de los recuperadores urbanos, para fomentar el respeto y la importancia de los derechos ambientales.

El proyecto, titulado como Reciclá-ABL, está firmado por el Defensor del Pueblo Adjunto, Arturo Pozzali, y tiene como incentivo descontar hasta el 50%, según la cantidad de kilos que se separe por origen en cada vivienda. 

En el mismo, indica que "si lo vas a tener que llevar al punto verde, si lo buscan por tu casa o cómo se aplique es algo que queda en manos del Ejecutivo. Lo que sí referimos es que los recicladores urbanos tengan un rol en esta cadena de reciclaje y separación en origen". 

Y agrega: "Las cooperativas en conjunto con la autoridad de aplicación deberán implementar un sistema de puntos y/o circuitos de recolección que contribuya a lograr que los vecinos separen los residuos y que aumente el volumen de residuos sólidos urbanos secos que hoy receptan. Eso también va a contribuir a generar más puestos de trabajo y más ingresos por recolector". 

De esta manera, con los números dadas por el proyecto, la cifra que dejaría de ingresar a la Ciudad por el ABL es mínima. Si se tiene en cuenta que representa solo un 7,85% del presupuesto porteño, en el caso de que todos los vecinos reciclaran lo máximo posible, de ese porcentaje total dejarían de recibir menos del 5%.

Coment� la nota