Impulsan la boleta única en la Capital.

Impulsan la boleta única en la Capital.
Macri presentará este mes un proyecto en la Legislatura y busca que la discusión sirva como presión para el gobierno nacional.
Mauricio Macri impulsará esta semana un proyecto de ley para que en la Capital se pueda votar con boleta única a partir de los próximos comicios legislativos.

La iniciativa, que ya tiene formato de proyecto de ley, será presentada esta semana por el jefe de gobierno, que, según indicaron en el oficialismo porteño, buscará dar una señal de interés en reformar el sistema político y también desafiar a gobernadores a seguir sus pasos.

En la ciudad entienden que "el proyecto habilitará el debate nacional" sobre la reforma electoral, pues se procura forzar a más de un gobernador kirchnerista y hasta a la propia Casa Rosada a dejar sentada su posición frente al cambio de un sistema que, en los últimos comicios, evidenció muchos inconvenientes. En la Legislatura, incluso, el macrismo necesitará acordar con el kirchnerismo para aprobar la ley.

Aunque todavía no hay un modelo concreto, la idea es que en la boleta única se consignen las candidaturas de todos los partidos autorizados en cada elección. El tamaño será variable, porque dependerá de la cantidad de agrupaciones que se presenten. La intención es que pueda servir de boleta y, al mismo tiempo, de sobre.

La impresión de la boleta estará a cargo del Estado porteño y será entregada a cada ciudadano en el momento de presentarse ante la mesa electoral. Habrá casilleros para que el elector marque al candidato con un marcador o un bolígrafo que también entregarán las autoridades de mesa en el momento de votar.

La propuesta, que Macri encargó apenas asumió a José Torello, su jefe de asesores, podrá ser aplicada en los próximos comicios si suceden dos escenarios: o la ciudad desdobla las elecciones o el Congreso de la Nación vota un proyecto de las mismas características que sea aplicable a todos los distritos. Si los comicios tienen fecha única, pero a nivel nacional no se aprueba la boleta única, los porteños votarán como lo hicieron hace dos años.

El secretario general del gobierno porteño, Marcos Peña, anhela que el proyecto tenga en la oposición el mismo impacto que el scoring (sistema de puntos para castigar infracciones de tránsito). La provincia de Buenos Aires, por caso, ya anunció que instaurará el mismo sistema para contribuir al intento de minimizar los accidentes de tránsito.

En diálogo con LA NACION, Peña y Torello explicaron que el proyecto fue analizado en sus aspectos legales con el Tribunal Superior de la ciudad y con la Junta Nacional Electoral, y que se hicieron consultas a especialistas y magistrados vinculados con temas electorales.

"Por eso es que la confección de la iniciativa nos llevó casi un año de trabajo. Y, si bien puede ser que la oposición quiera discutir algunos aspectos, entendemos que el proyecto es claro, contundente e impecable, y puede votarse sin controversias", defendió el secretario general.

Requisitos sorprendentes

De los 30 artículos del proyecto de ley, al que tuvo acceso LA NACION, sorprenden los requisitos para poder actuar como autoridad de mesa: hay que ser egresado universitario, no aspirar como candidato a cargos públicos electivos en ese turno ni tener cargo partidario de ninguna especie.

Y más aún sorprende la sanción para quien no cumpla con el llamado para ser autoridad de mesa: se le aplicará una multa equivalente "al triple del monto del salario mínimo vital y móvil vigente a la fecha de celebración del acto electoral". Traducido en billetes, $ 3720. En la actualidad, el salario mínimo, vital y móvil es de $ 1240.

Así como la sanción monetaria puede generar controversias, en la ciudad suponían que resultaría más difícil para la oposición negarse a un ahorro estimado en $ 500.000 para imprimir las boletas.

Todavía no hay un modelo de la boleta única. De todos modos, la iniciativa establece que el tamaño estará ajustado a la cantidad de oferta electoral de cada turno y que incluirá los símbolos partidarios. En cambio, no podrán incluirse imágenes o fotografías de candidatos, de dirigentes o de líderes políticos.

Finalmente, el proyecto también menciona que la difusión del escrutinio provisorio comenzará dos horas después de cerrados los comicios "cualquiera que sea la cantidad de telegramas ingresados".

Pro necesitará al kirchnerismo

* Para aprobar cualquier modificación al sistema electoral en la Capital se necesitan 40 votos. Son dos tercios de la Legislatura, en la que el macrismo tiene la primera minoría: 26 legisladores sobre 60. Le faltan, por lo tanto, 14 diputados para que el proyecto oficial de la boleta única se concrete. La Coalición Cívica, que reclama el mismo cambio a nivel nacional, cuenta con 6 diputados. Y los otros bloques con más de cuatro son el Frente para la Victoria (11) y el ibarrismo (6). Así, en el macrismo consideraban ayer que necesitarán seducir a varios kirchneristas o a los ibarristas para avanzar con el proyecto.

Comentá la nota