El PJ impulsa una ley para retirar más empleados públicos

El bloque de diputados provinciales justicialista impulsa un nuevo retiro voluntario para los empleados de la administración pública. El proyecto -que ya cuenta con dictamen de mayoría en las comisiones de Legislación Social y Hacienda y Presupuesto- modifica dos artículos de la ley 2.341 de retiro voluntario que fuera promovida durante la gestión vernista.
Los legisladores proponen que podrán retirarse hasta el 31 de diciembre de 2013 quienes, al último día del 2012, reúnan los siguientes requisitos: mujeres de 50 años o más y varones de 55 años o más; que registren un mínimo de 20 años de servicio con aportes al I.S.S. y que computen 85 puntos o más en la sumatoria de edad y años de servicio con aportes.

El beneficio, indicaron los diputados, es de carácter optativo y comprende a los agentes del Estado provincial, sus reparticiones y organismos descentralizados o autárquicos, municipalidades y comisiones de fomento, a excepción del régimen policial, por no tener una legislación especial sobre retiro voluntario.

"Con la ley 2.341 de retiro especial se logró dar una respuesta concreta a un reclamo que, desde hacía años, venía realizando un sector de empleados que contaban con muchos años de servicio, algunos con aportes al Instituto de Seguridad Social y otros con aportes al Instituto y a otros regímenes previsionales, y que no podían acceder a la jubilación ordinaria por no alcanzar los requisitos requeridos en la legislación vigente", señalaron los legisladores.

Agregaron que "ahora pretendemos modificar algunos artículos de esa ley para posibilitar que muchos administrativos que no pudieron optar por el retiro especial, por carecer de alguno de los requisitos exigidos, y que están en las mismas condiciones de quienes pudieron hacerlo, hoy puedan ejercerlo".

Finalmente expresaron que el proyecto "mantiene el mismo espíritu de cuando se planteó la ley 2.341" y que el objetivo es "posibilitar un recambio generacional en el ámbito de los agentes estatales, y el acceso a categorías superiores de aquel personal que hace varios años que reviste en categorías de ingreso o inferiores, permitiendo de esta manera una mejora en la prestación de los servicios de la administración pública".

El ex gobernador Carlos Verna fue quien fogoneó la aprobación de la ley 2.341. Esa primera tanda de retiros caducó a fines del año pasado y, mayoritariamente, se acogieron empleados jerarquizados de categorías altas. El proyecto podría tratarse el jueves y la oposición fijará su postura en el recinto.

Comentá la nota