Impulsa el oficialismo el matrimonio gay

En marzo intentará abrir el debate legislativo
Con la intención de atraer el apoyo de partidos de centroizquierda, que con la discusión sobre el pago de la deuda con reservas del Banco Central ha extremado su perfil opositor, el kirchnerismo tiene decidido alentar a partir de marzo el debate de la norma que autoriza el casamiento entre personas de un mismo sexo.

La ley del matrimonio gay es un antiguo reclamo de sectores políticos y sociales que militan en el progresismo y su discusión reactivará el enfrentamiento del Gobierno con la Iglesia, en un año que promete ser abundante en conflictos y tensiones sociales.

La estrategia del oficialismo fue anticipada a La Nacion y considerada prioritaria por el diputado Agustín Rossi, jefe del bloque del Frente para la Victoria. "Vamos a acompañar la propuesta que surja de la Comisión de Legislación General una vez que comiencen las sesiones ordinarias. Nuestra intención es votar de manera positiva, aunque es un tema que hace a las convicciones íntimas de cada legislador", dijo Rossi.

También el ex presidente Néstor Kirchner reclamó recientemente ampliar los derechos civiles mediante la aprobación de la ley del matrimonio entre personas del mismo sexo.

Más allá del reconocimiento oficial al casamiento de parejas lesbianas y gays, lo que suscitará mayor controversia será la capacidad legal de las parejas del mismo sexo para adoptar.

El debate, con el que el oficialismo apuesta a romper el cerco opositor, se centrará en la Cámara de Diputados, donde hay dos proyectos elaborados por Vilma Ibarra (Nuevo Encuentro) y la ex legisladora socialista Silvia Augsburger, que terminó su mandato en diciembre, aunque su iniciativa mantiene estado parlamentario.

"Nuestra idea es equiparar la unión de personas del mismo sexo con el matrimonio, porque tiene el mismo valor, con todos sus derechos y todas sus obligaciones", explicó Ibarra, en diálogo con LA NACION.

Prioridades

"El matrimonio gay no es hoy una prioridad. Ponerlo como uno de los temas centrales es perder el tiempo, porque la grave crisis social, que tiene sumergidas en la pobreza a 12 millones de personas, durará todo el año", advirtió el jefe del bloque de diputados de la UCR, Oscar Aguad.

La reacción de la Iglesia no se hizo esperar. "Una ley que otorgue valor jurídico a las uniones homosexuales y las equipare al matrimonio sería insanablemente inmoral y no tendría valor de ley", respondió el arzobispo de La Plata, monseñor Héctor Aguer, ante una consulta de LA NACION .

El papa Benedicto XVI, al hablar la semana última, ante los embajadores de los 178 Estados, se refirió a "todas las leyes que en nombre de la lucha contra la discriminación atentan contra el fundamento biológico de la diferencia entre sexos".

En la Cámara baja, las comisiones de Legislación General, que encabeza Ibarra, y de Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia, cuya presidencia está vacante y quedará en manos de la oposición, llevaron adelante dos audiencias conjuntas, en octubre y noviembre del año último, con la convocatoria de doce especialistas.

Ibarra reveló que ambas comisiones no aprobaron un dictamen porque los legisladores kirchneristas no dieron quórum. "Eran los momentos previos al viaje de Cristina Kirchner al Vaticano y hubo un compromiso para postergar su tratamiento", dijo la legisladora a LA NACION .

El proyecto de Ibarra modifica el artículo 172 del Código Civil, referido al consentimiento en el matrimonio, y establece que los contrayentes pueden ser "del mismo o de diferente sexo". En el mismo sentido se expresa la iniciativa de Augsburger.

"Todos los cónyuges tienen que estar habilitados con los mismos derechos y responsabilidades: alimentos, separación, divorcio, régimen de visitas, sucesión", dijo Ibarra. En ese universo de derechos, el más controvertido, admitió la legisladora, es el de la adopción.

La diputada socialista Mónica Fein insistió también en la igualdad de oportunidades. "Llámese matrimonio o unión civil, todos tienen que tener los mismos derechos", dijo.

En favor de la unión civil se mostró la diputada Gabriela Michetti (Pro). "No estoy de acuerdo con el matrimonio gay, pero sí vamos a proponer, por medio de un proyecto de ley, ampliar la unión civil, para garantizar a la pareja gay todos los derechos que le corresponden, salvo el de adopción, porque afecta a un tercero."

Michetti adelantó que "Macri está de acuerdo, porque, como yo, piensa que la adopción merece una discusión más profunda".

A pesar de no considerarlo prioritario, de producirse el debate el radical Aguad adelantó que en su bloque se aplicará el criterio de libertad de conciencia. A título personal, se mostró partidario de una institución civil que contemple la unión de personas del mismo sexo, con todas las obligaciones y derechos que se establecen en el matrimonio. Pero no una equiparación total.

Comentá la nota