Impuestos: en siete meses, la Provincia recaudó $ 400 millones menos que lo presupuestado

El gobierno había estimado en el presupuesto un ingreso aproximado de 890 millones de pesos por mes, pero están ingresando un promedio de 835 millones. La cifra equivale a un mes de masa salarial de los agentes públicos. La clave es la bajísima transferencia de fondos de origen nacional.

El gobierno de Córdoba recaudó por impuestos en los primeros siete meses del año casi 400 millones de pesos menos que lo que había estimado en el presupuesto sancionado a fines de 2008, en una pérdida explicada exclusivamente por la fuerte baja en la transferencia de fondos coparticipables.

Así surge de los últimos datos oficiales cargados ayer por el Ministerio de Finanzas en la página web de la Provincia, según los cuales entre enero y junio las arcas de la Casa de las Tejas registraron ingresos totales por 5.844 millones de pesos, de los cuales 2.840 millones correspondieron a la coparticipación federal (48,6%), 2.277 millones a ingresos provinciales (38,9%) y 726 millones (12,4%) a la transferencia de impuestos nacionales.

En este marco, el cálculo de ingresos para 2009 realizado por la cartera que encabeza el ministro Angel Mario Elettore planteaba para todo el ejercicio ingresos impositivos totales por 10.675 millones de pesos, a razón de unos 890 millones mensuales. Esto significa que hasta julio deberían haber entrado más de 6.200 millones de pesos, cuando en realidad entraron casi 400 millones menos.

Se trata de una cifra para nada despreciable, si se tiene en cuenta que equivale a un mes de salarios de los empleados públicos. El dato es importante si se recuerda que el gobernador Juan Schiaretti alertó a principios de la semana sobre que el pago de los sueldos de agosto podría demorarse, razón por la cual elevó una carta a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner solicitándole que cumpla con el envío de fondos adeudados, amenazando con declarar la emergencia económica en la provincia (ver página 3).

La principal razón que explica este menor flujo de ingresos reside en la brusca caída de los recursos coparticipables provenientes del erario público nacional. Puntualmente, Finanzas había proyectado para el corriente ejercicio una entrada de 5.408 millones de pesos por Participación Federal de Impuestos y de 1.379 millones por Impuestos Nacionales; es decir, que en siete meses deberían haberse obtenido 450 millones y 115 millones, respectivamente. No obstante, en la práctica ingresaron 310 millones y 80 millones. Por el contrario, el cálculo de los impuestos provinciales fue casi perfecto. Se estimaron 3.886 millones de pesos, lo que significa 2.270 millones hasta julio, justamente el monto que terminó llenando las arcas.

Ingresos Brutos, fundamental

El motivo por el cual la recaudación general se mantiene casi un 20 por ciento por encima de la del año pasado, reside en el fuerte incremento registrado por el Impuesto sobre los Ingresos Brutos, luego de que en setiembre de 2008 la Legislatura provincial aprobara una reforma por la cual se eliminó la alícuota cero que regía para la actividad industrial y algunos rubros comerciales.

Entre enero y julio, la recaudación por dicho tributo creció 48,1 por ciento, de 1.175 millones de pesos en 2008 a 1.741 millones ahora. Debe recordarse en este marco que Ingresos Brutos explica tres de cada cuatro pesos que ingresan por recaudación propia.

Del otro lado, los fondos que ingresaron a las arcas por coparticipación y transferencias de impuestos nacionales aumentaron sólo 8,1 por ciento y 6,5 por ciento, respectivamente, en el acumulado hasta julio, lejos de las subas del 16,5 por ciento y 13,6 por ciento que preveía el gobierno provincial.

Comentá la nota