Por más impuestos, los productos de electrónica podrían subir hasta 34%

A las PC, notebooks, cámaras, LCD, GPS y celulares se les quiere subir el IVA de 10,5% a 21%. No se considerarán bienes de capital sino suntuarios. Ayuda a Tierra del Fuego.
A contramano del mundo, en el Congreso argentino esta semana se discutirá si a una serie de productos electrónicos, eléctricos e informáticos, se les duplica la alícuota del IVA de 10,5% a 21%, a la par de que comiencen a tributar un 17% más por sobrecarga de impuestos internos.

Este proyecto de ley, que impulsó el Ejecutivo Nacional, ha recibido un fuerte rechazo de las cámaras empresarias del país, quienes consideran que los precios de estos productos para el público aumentarán hasta un 34% con efectos negativos para toda la sociedad argentina.

Actualmente ciertos productos, como computadoras, notebooks, celulares, cámaras digitales, proyectores, pantallas planas y GPS, entre otros más, para la legislación nacional impositiva son considerados bienes de capital, y así en vez de tributar por una alícuota de 21% como los bienes de consumo, lo hacen a la mitad, sólo a 10,5%.

Además, estos productos de base tecnológica están desgravados en la práctica de los impuestos internos que se aplican para el consumo de los bienes suntuarios.

Con el argumento de que estos productos informáticos, eléctricos, y electrónicos son demandados por las clases sociales de mayor poder adquisitivo, y de que se producirá un ahorro energético, sin descartar la importancia recaudatoria, el proyecto de ley oficial en su texto propone que la producción y la importación de estos bienes tributen, a partir del 1° de julio, IVA con una alícuota de 21% e impuestos internos por 17%.

Al momento, el proyecto ha tenido un dictamen favorable en la Comisión de Presupuesto y Hacienda y es probable que esta semana se trate en la Cámara de Diputados de la Nación.

A esta iniciativa se le suma el decreto N°252/09 que tiene como fin estimular la fabricación de productos eléctricos y electrónicos en Tierra del Fuego a través de una rebaja de 38,53% en la alícuota general de los impuestos internos (17%), pero sólo para los bienes de empresas que se acogieron años atrás a los beneficios del régimen de Promoción Industrial (ley N° 19.640) y no para otras nuevas que quieran sumarse.

Lo llamativo es que la mayoría de los países está respondiendo a la crisis con paquetes de estímulo al sector de las TIC como instrumento para mejorar la competitividad, la productividad y el empleo en sus economías.

A propósito, Turquía ha reducido el IVA de los productos del sector de las TIC; Australia está implementando una medida que pretende la devolución de impuestos por compra e instalación de computadoras; China ha instalado un reembolso de 13% para la compra de electrodomésticos y PC; se han destinado subsidios para financiar la compra de computadoras con banda ancha en Portugal; y en Vietnam se implementó una reducción de impuestos de ventas y eliminación de aranceles a todos los productos relacionados con las TIC.

Efectos negativos

Frente al proyecto, los empresarios argentinos de productos tecnológicos están totalmente en contra. "De aprobarse el proyecto, este provocaría aumentos en los productos tecnológicos de hasta el 34%, entonces muchos sectores de la sociedad quedarán excluidos del consumo de bienes como notebooks, celulares y PC", dijo Norberto Capellán, presidente de la Cámara de Informática y Comunicaciones de la República Argentina (Cicomra).

En este sentido, Mario Levington presidente de Compudat, empresa cuyas ventas en el último año retrocedieron un 30%, dijo que "con el proyecto no se conseguirá el objetivo de elevar la recaudación de impuestos, porque con el aumento de precios que provocará la medida no venderemos nada y lo único que se favorecerá es el contrabando y la evasión".

También desde la Cámara Argentina de Máquinas de Oficina, Comerciales y Afines (Camoca) señalaron vía comunicado que "calificar y gravar a los bienes informáticos como productos de lujo, tendrá como resultado que los sectores bajos no puedan acceder a los mismos. Esto también afectará a los profesionales, emprendedores, pymes y estudiantes, que se valen de estas herramientas para desarrollar sus actividades productivas, económicas y educativas".

Tanto la Cámara de Comercio de los Estados Unidos en la República Argentina (Amcham), Camoca, como Cicomra, coinciden en que si se sanciona el proyecto la posibilidad del establecimiento de líneas de producción locales que sustituyan la importación resultará inviable; que el aumento de precio al consumidor provocará una caída de la demanda interna; que se perderán puestos laborales; y que se fomentará la comercialización no registrada.

También agregan que se profundizará la brecha digital; que se afectarán los niveles de productividad y competitividad de las empresas nacionales; y que la tecnología de avanzada de estos productos permite hacer más eficiente el uso energético que es todo lo contrario a lo que propone el proyecto oficial. Ni hablar de que va en contra de los "Planes Mi PC", "Una PC por alumno" y hasta la promoción de la Industria del Software que fija un régimen tributario especial.

Comentá la nota