Impuestazo de trasnoche para la construcción

Impuestazo de trasnoche para la construcción
De madrugada se aprobó presupuesto porteño. Más ingresos y sube y baja en tributos
En el amanecer de ayer, los legisladores porteños terminaron de sancionar un paquete de leyes del combo de fin de año, y entre ellas, las más importantes, el Presupuesto para 2010, la Tarifaria y el Código Fiscal.

Para conformar a la oposición y poder redondear las cuentas, el PRO aceptó que se le cambiara la pauta inflacionaria con que el Ministerio de Hacienda, a cargo de Néstor Grindetti, había elaborado el cálculo de ingresos. Del 6,5% pasó al 8,5% y así sube la estimación de recursos en $ 200 millones, para un total de $ 17.457 millones de gastos.

En las modificaciones salió beneficiado el Credicoop con la exención del 1% a las cooperativas del sistema financiero, también se le bajó del 15% al 3% el impuesto que pagan los juegos electrónicos para niños, como los que hay en shopping, que por una legislación antigua tributaban como actividad no tolerada.

Entre las bajas, se aprobó además la quita del 1% de Sellos a los generadores de energía conectados al Sistema Interconectado Nacional (SIN), que son dos en la Capital Federal y no pagan en el resto del país.

No hubo acuerdo, en cambio, para gravar la fabricación de envases, pero sí para aplicar un impuesto especial a los grandes generadores de residuos y a los desechos de las obras en construcción.

Alrededor de la 1 de la mañana de ayer, el Presupuesto 2010 fue aprobado en general, pero la sesión, que había comenzado a las 21.30 del lunes, se extendió en el tratamiento en particular hasta las 4 de la víspera.

No hubo inconvenientes para imponer la suba del 0,8% al 1% en los sellos del sector financiero y finalmente tampoco para que la compraventa de autos usados, pase a pagar una tasa del 1,5% de ese impuesto en lugar de abonar Ingresos Brutos.

Novedad

El sector más sacudido fue la construcción. Por iniciativa del PRO se subió la base del precio del metro cuadrado sobre la cual se aplica el 1% de impuestos en concepto de tasa de alineación e inspección de obras.

La novedad que acompañó el cambio fue que el Gobierno porteño rescindió a partir del 1 de diciembre pasado el contrato con la empresa intermediaria del cobro de esas tasas, Catrelsa, y que se ocupará directamente la administración macrista de la recaudación.

Se estaba calculando el metro cuadrado en $ 530, pero de acuerdo con los índices de la Cámara Argentina de la Construcción, se pasará a calcular, siempre para viviendas de categoría, $ 3.100 y $ 2.232, según la clase de construcción. De todos modos, el valor es menor que el precio del mercado por metro cuadrado, sobre los cuales las empresas pagan el 1%.

La exención a las cooperativas se dispuso por una propuesta del kirchnerista Gonzalo Ruanova, quien sostuvo que la Constitución porteña obliga a fomentar ese tipo de sociedades.

A pedido de la oposición, además, el PRO debió incluir como ingresos $ 300 millones que espera cobrar del remate de lotes en Catalinas Norte. El primero de ellos, sobre avenida Madero, ya se vendió en $ 95 millones, pero es mucho mayor el valor del predio ubicado en la esquina de las avenidas Leandro N. Alem y Córdoba.

Bonos

Por otra parte, para el año próximo Macri cuenta con la posibilidad de emitir deuda en bonos por u$s 300 millones para culminar la construcción de las líneas de subte.

Las leyes económicas se terminaron de modificar en la comisión que preside el peronista Álvaro González, y finalmente el Presupuesto consiguió 39 votos a favor, 7 en contra y 12 abstenciones. El macrismo sumó para la sanción los votos del bloque PJ que conduce el saliente Juan Manuel Olmos, de Identidad Porteña, a cargo de Diego Kravetz, y de algunos monobloques. La norma fue rechazada por el ibarrismo, los aliados a Pino Solanas y parte de la Coalición Cívica.

Para González, «el trabajo, el diálogo y el consenso para lograr la aprobación son aspectos que no pueden ser soslayados, porque nos estamos refiriendo a la ley principal que regirá la administración de los recursos de los vecinos».

Comentá la nota