"El impuestazo de Scioli no arregla nada"

Desde el felipismo, el diputado electo Roberto Mouillerón aseguró que la provincia no podrá hacerse de los fondos que Scioli busca a través de modificaciones en los impuestos Inmobiliario Urbano y Rural, y otros.
"El gobernador procura fondos a costa de un sector que no resiste más sus embates, el de la producción", señaló Roberto Mouillerón, "pero además", continuó, "no hace falta ser experto en materia impositiva para darse cuenta que no sólo no va a poder ahorcar más al campo, sino que tampoco encontrará en ningún otro segmento de la sociedad la solución a la crisis financiera que él y Kirchner le generaron a la provincia".

De acuerdo a este dirigente que en diciembre asumirá una banca en la Cámara Baja nacional, "el mandatario provincial equivoca el camino otra vez, porque le tiene terror al ex presidente, le sigue todos los pasos y utiliza sus mismas recetas: aplastar al campo, no asumir que el estado bonaerense necesita una recomposición presupuestaria vía coparticipación, y sobre todo, profundiza su divorcio con la gente al ignorar que esta situación no se revierte exprimiendo más al interior".

Según las cifras que maneja el entorno del ex gobernador Felipe Solá, las subas en el Inmobiliario Urbano, Inmobiliario Rural, Ingresos Brutos, el tarifazo aplicado a los puertos y sobre los Sellos tan sólo permitirían recaudar –en el mejor de los casos- 165 millones de pesos en el ultimo trimestre de 2009, frente a una necesidad urgente de dinero de alrededor de 2.500 millones de pesos…

"La culpa es la ignorancia"

Ante aquel cuadro, Mouillerón considera que "la falta de reflejos de las autoridades" puede explicarse fácilmente.

"Kirchner y Scioli tienen un total desconocimiento de la provincia, y como este último lo sigue en todo al ex presidente, ahora pretende embarcarnos en un disparate absoluto como es aumentar el impuesto Inmobiliario Rural o el Urbano en un momento tan complicado.

Y utiliza la misma metodología, el apriete y la chequera, como suele practicar Kirchner, ahora para avanzar sobre la Legislatura a ver si logra revertir el desquicio fiscal. Lo más triste", se lamentó, "es que de nada servirá este manoseo de las instituciones porque al fin y al cabo la sociedad no va a poder pagar ni los desaciertos de esta gestión ni tampoco suplir con su bolsillo la confiscación que aplica Kirchner desde la Nación.

Buenos Aires –explicó- genera el 35 % del PBI y recibe un 21 % de coparticipación, de modo que es absurdo pretender reparar eso entre gallos y medianoche, a las apuradas y en medio de una crisis; es una ilusión que solamente a una persona que desconoce la provincia le puede pasar por la cabeza.

Mientras tanto, las cifras para 2010 son aterradoras, porque que a los 6.000 millones de pesos de déficit hay que sumar otros 4.000 millones de vencimiento de deuda que operan el año próximo, por ende se necesitan para el futuro ejercicio nada menos que 10.000 millones de pesos –adicionales- para enfrentar el "rojo".

La verdadera solución –concluyó el ex ministro de Trabajo- pasa una sola decisión: que la pareja presidencial devuelva a los bonaerenses lo que nos corresponde, aunque resulta claro que Daniel Scioli no está en condiciones de ayudar a encontrar la solución en la medida que se someta –y nos someta a todos los bonaerenses- a los dictados de Kirchner".

Comentá la nota