Impuestazo: Scioli aflojó la presión al campo y puertos

El gobierno bonaerense resolvió que no aplicará el revalúo según el relevamiento catastral realizado en 2005 para el cobro del Inmobiliario Rural y suspenderá el polémico gravamen sobre la carga y descarga en los puertos bonaerenses por 90 días, hasta la sanción de otra normativa dirigida a esa actividad.
La determinación fue adoptada ayer, después de la reunión del ministro de Asuntos Agrarios, Ariel Franetovich, con los integrantes de la Mesa Agropecuaria Provincial. Las modificaciones, que ahora serán evaluadas por el gobernador Daniel Scioli y por la Legislatura, surgieron por la demanda del sector rural sobre la "elevada" presión impositiva provocada por el aumento del inmobiliario y el cobro de una tasa por cada tonelada de mercadería ingresada o embarcada en los 14 puertos bonaerenses.

De esta manera, el cálculo para el inmobiliario rural se realizará con el revalúo de 2003 y, además, se pondría un tope general del 39%, que bajará al 20% para los campos de la cuenca del Salado. En la propuesta quedaría firme la exención total para los 13 municipios del sudeste declarados en catástrofe por la sequía.

También se acordó que las construcciones para la producción, es decir casas, galpones, mangas, establos, casillas, entre otros, con un valor por debajo de los 100 mil pesos, no pagarán impuestos.

Según el director de ARBA, Rafael Perelmiter , la Provincia estaría resignando 15 millones de pesos, bajando de 170 a 150 el ingreso extra prevista por esta reforma. Con la alteración de la tasa portuaria, tal como estaba redactado en el artículo N° 26 de la Reforma, la poda para el fisco sería mayor.

Perelmiter explicó que "si suponíamos que el revalúo del 2005 producía inequidades, lo que tenemos que buscar es una forma que salve esas inequidades y que podamos tener una base acordada, que salve las diferencias".

Todas las modificaciones fueron firmadas en un acta por Asuntos Agrarios, ARBA y los cuatro representantes de la Mesa Agropecuaria Provincial (FAA, Carbap, Coninagro y SRA

No obstante, la delegación de la Federación Agraria firmó en disidencia. Jorge Solmi , representante de esa entidad, puso de manifiesto que había concurrido con un ofrecimiento del 20 por ciento, "porque hay una situación crítica en el campo, sobre todo climatológica y vamos a tener a la misma cantidad de trigo que s hace 100 años atrás. Creíamos -agregó- que no era el momento para el aumento de impuesto".

Comentá la nota