El "impuestazo" a los productos electrónicos aún no se nota en Viedma

Según los empresarios locales los aumentos de precios se aplicarán de forma paulatina.
El denominado "impuestazo" se aplica a partir de la entrada en vigencia de la Ley 26.539, que impone una barrea impositiva del 26% a los electrónicos importados y bajó los gravámenes del 21 al 7% para los fabricados en la provincia de Tierra del Fuego, con el objetivo de fomentar la industria nacional. Viedma. Según empresarios de las casas de electrodomésticos de Viedma, el denominado "impuestazo" a los productos electrónicos importados que implementó el gobierno nacional, aún no repercutió en los comercios de esta capital. A excepción de los celulares, que desde el primero de diciembre, sufrieron un aumento que alcanza al 90%. Mientras vaticinan sostienen que los incrementos, para los demás productos, serán escalonados.

El denominado "impuestazo" se aplica a partir de la entrada en vigencia de la Ley 26.539, que impone una barrea impositiva del 26% a los electrónicos importados y bajó los gravámenes del 21 al 7% para los fabricados en la provincia de Tierra del Fuego, con el objetivo de fomentar la industria nacional.

Consultado al respecto, el gerente zonal de Lucaioli, Rodrigo Díaz Martínez, señaló que

"las empresas todavía no aplicaron el aumento de forma masiva en todos los artículos". Excepto "las de telefonía celular, que sí lo aplicaron a partir de la lista de precios del 28 de noviembre, para empezarse a aplicar a partir de los primeros días de diciembre" y que ya está en vigencia.

Al respecto, detalló que "en telefonía celular es una aumento del 90%, realmente muy importante, pero no así para los LCD, monitores, plasmas, CPU, y el resto de los artículos importados".

En este sentido, Díaz Martínez, consideró que el aumento "no se aplicará en los próximos días, hasta ahora esto no ha sucedido, pero creo que se va a aplicar de forma muy paulatina". Mientras explicó, "indudablemente es un impacto muy fuerte, porque es un impuesto del 35% (para los productos), entonces significa un alza de los precios bastante importante, por eso no se va a aplicar de es manera".

Por otro lado, consultado por los productos que se fabrican en el sur del país, el gerente de Lucaioli, señaló que "las empresas que están radicadas en Tierra del Fuego ensamblan los productos, pero todos sus componentes son importados. No hay una producción nacional en 100%, lo cual incrementaría también un poco lo nacional".

Consultado sobre el impacto para la empresa, Díaz Martínez indicó que "no nos afecta para nada, porque no es algo que se encarece por un impuesto nuevo que nosotros tenemos que pagar, sino que es un impuesto de importación, que nos puede afectar en algún porcentaje la venta, pero en esos artículos solamente".

Cabe señalar que el nuevo impuesto se aplica para productos electrónicos importados como; televisores LCD y plasma, CPU, celulares, monitores, aires acondicionados, notebook, cámaras fotográficas", entre otros.

Las ventas en un año de crisis

Consultado sobre el nivel de ventas que tuvo la empresa durante el 2009, el gerente zonal de Lucaioli, Rodrigo Díaz Martínez, expresó que "se habla de un año de crisis, pero a nosotros particularmente nos fue muy bien".

En este sentido, explicó que "somos una empresa que hoy sigue manteniendo financiación en cuotas fijas y en pesos hasta un año, trabajamos con todas las tarjetas, no nos han bajado las ventas, hemos mantenido el mismo porcentaje de ventas del año pasado, así que no nos podemos quejar".

No obstante, el empresario reconoció que hubo un pequeño porcentaje de caída en las ventas que rondó entre un 3 y 5% a igual mes del año pasado.

Al respecto, consideró que este buen nivel de ventas se mantuvo porque "siempre hay una necesidad del consumidor y por ahí confía en algunas casas que tienen una trayectoria importante".

Por otro lado, Díaz Martínez manifestó que si bien se mantuvieron las ventas, con el aumento de los precios en algunos productos como los teléfonos celulares, "los clientes que compraban artículos de categoría A, ahora compran una categoría B, un celular menos oneroso".

Mientras agregó, que se debe considerar que, "si bien la venta de celulares se mantiene, es porque es un artículo que ya es un común denominador de la familia".

Comentá la nota