IMPSA consideró que la crisis mundial no golpeará sus negocios

Así lo estimó Rubén Valenti, vicepresidente de la compañía.
Por primera vez en cinco años la multinacional de origen mendocino IMPSA, propiedad de Enrique Pescarmona, abrió sus puertas a la prensa local y nacional. Y lo hizo con una buena noticia bajo el brazo: según sus proyecciones, la crisis que atraviesa el mundo entero no golpeará sus negocios. Al menos así lo estima Rubén Valenti, vicepresidente de la compañía y presidente de IMPSA Asia, uno de los continentes donde el gigante mendocino hace pie desde hace años.

"Para el tipo de negocios que desarrolla IMPSA, cuando aparece la crisis, ésta tarda en llegar y, al mismo tiempo, si estamos en crisis, es más lento salir. Pero en este momento, tenemos muchos contratos que se generaron entre 2006 y 2007, de modo que estamos trabajando en mejorar la eficiencia de la producción desde todo punto de vista sin dejar de trabajar en lo comercial: vender más en todo el mundo", reflexionó Valenti.

El ingeniero estimó además que la energía es un rubro en el cual la crisis no se manifestará -al menos de manera inmediata- porque "los países necesitan energía ya que la mayoría está atrasada en este tema, tenemos el problema del petróleo y el gas, y cada vez hay más conciencia acerca del calentamiento global y la generación de CO2. Por eso nuestro producto no nos preocupa".

Energía nuclear, la energía del futuro

En este sentido, Valenti aseguró que la producción de energía renovable picará en punta desde dos sectores: la eólica (IMPSA está instalando un generador eólico en El Tordillo, provincia de Chubut) y la nuclear.

"Creemos que se va a reactivar el tema de la energía nuclear porque estas plantas tienen capacidades de 500 o 1000 MW y hay mucha necesidad de generar energía en forma masiva", aseguró el vicepresidente al tiempo que remarcó que los galpones que IMPSA tiene sobre el carril Rodríguez Peña fueron diseñados en la década del '70 para hacer grandes centrales hidroeléctricas pero también para trabajar en centrales nucleares como Embalse en Río Tercero y Atucha I, a cien kilómetros de la ciudad de Buenos Aires.

Incluso la compañía trabaja por estos días en la extensión de Embalse y en algunos componentes pesados de Atucha II que se están montando por estos días.

Valenti no descartó que en breve pueda construirse una cuarta central nuclear en nuestro país que "Argentina ha tenido méritos en el desarrollo de la energía nuclear, y además, la autoridad regulatoria está muy bien desarrollada".

Comentá la nota