Una impresionante caravana recibió al diputado electo

Anoche, unos minutos antes de las 21, Atilio Benedetti fue recibido por una multitud de simpatizantes y dirigentes del radicalismo larroquense que lo esperaron en el acceso a la ciudad.
El flamante legislador agradeció, visiblemente emocionado, el acompañamiento y reivindicó la actitud de los vecinos de su pueblo "que ha dado muestras de una cultura ciudadanía ejemplar, de un comportamiento extraordinario y a contribuido a este mensaje de necesidad de cambio como pocos, con un apoyo del 69 % de los votos".

Centenares de larroquenses desafiaron al frío y al viento y esperaron durante casi dos horas en sus autos o al pie de la ruta para recibir al principal protagonista de las elecciones legislativas en la provincia, Atilio Benedetti. El legislador electo tenía previsto llegar a la hora 19 pero un accidente de tránsito ocurrido a la salida de Gualeguay demoró el paso de su vehículo, aunque esto solo contribuyó a alimentar el clima de expectativa.

Tras su arribo y los saludos, entre los que se destacó el del diputado provincial y hermano, Jaime Benedetti, Atilio encabezó la caravana de más de 150 vehículos que recorrió las calles de la ciudad hasta el comité del radicalismo. Allí, después de repartir cientos de besos y abrazos a amigos, correligionarios y seguidores, pudo subir al improvisado escenario y dar quizá el discurso más sentido de su dilatada carrera política, el que iba dedicado a su pueblo y a su gente, a la que se enorgulleció en referir como amantes de la libertad y del respeto.

Benedetti expresó que "mi pueblo a exhibido un ejemplo de actitud democrática y a dado un claro mensaje a la provincia y a la nación, de que precisamos un gobierno que esté dispuesto al diálogo, que esté dispuesto a resolver el problema de todos los entrerrianos y de todos los habitantes de los pueblos del interior como el nuestro, pero también es un mensaje local, un mensaje claro de un pedido de respeto por la diversidad política, un pedido para que volvamos a un pueblo normal, sin aprietes ni condicionamientos, un pueblo en el que nunca nadie le ha preguntado a ningún ciudadano de que partido es para darle un servicio o no darlo".

Las palabras del líder del Acuerdo Cívico en Entre Ríos sólo era interrumpida por los aplausos y por cánticos de la muchedumbre que rápidamente volvía a un silencio de misa cuando retomaba el discurso, como cuando calificó a la recepción de los vecinos como una demostración pacífica, como el festejo del pueblo en estado puro. "Más que estar celebrando una cuestión política que a mí me llena de orgullo –subrayó- esto me da mucha fuerza porque hay un gran desafío provincial que vamos a seguir firmes y vamos a concretar en 2011".

En tanto, dijo que "con esta expresión de alegría, de participación, de entusiasmo, de marcar las cosas como hay que marcarlas con tranquilidad, como corresponde, con la expresión ciudadana, con la expresión del voto, está, sin darse cuenta quizá ninguno de ustedes, iniciando con este acto y con esta participación, los actos centrales del centenario de este pueblo".

Comentá la nota