Importante paso en calidad dio la olivicultura de Mendoza

La Provincia, la Universidad y el sector productivo acordaron generar un Panel de Cata de Aceite.
En los últimos años, sucesivas crisis provocaron que el sector olivícola se viera envuelto en un brete del cual aún no puede salir.

Hoy, las cosas no han cambiado mucho, pero se vislumbra una estrategia para que la olivicultura local recupere el terreno perdido, al menos en calidad.

Para ello, la acción integrada de los productores, apoyados por el Gobierno provincial y la Universidad Nacional de Cuyo, a través de la Facultad de Ciencias Agrarias, generó un convenio para crear un Panel de Cata de Aceite de Oliva de Mendoza.

El acuerdo fue suscripto por el Ministro de Hacienda, Adrián Cerroni y el Rector de la Universidad, Arturo Somoza, ambos acompañados por el presidente del Comité Olivícola, Rodolfo Vargas Arizu.

El objetivo de este panel es obtener reconocimiento y certificación internacional, con la idea de adecuar el producto a los exigentes mercados internacionales.

La inversión total de la iniciativa alcanzará, según datos expresados por Hacienda, a $855.666, de los cuales “$409.500 serán aportados por las empresas e instituciones”, en tanto que el resto provendrá del programa Mendoza Productiva, que financia el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Para Vargas Arizu, este proyecto contribuirá a mejorar la difusión de la calidad “intrínseca” del aceite de oliva y “al control de esa calidad”.

El empresario entiende que “esto evitará desvíos” como los cortes de variedades no autorizados, pero también posibilitará “la autorregulación de los exportadores”, ya que al existir un ente oficial, integrado también por particulares, se podrán determinar las calidades y permitirá el “autocontrol” de los productores, lo que es muy bien visto en el mercado internacional.

Por su parte, el rector de la Universidad, Arturo Somoza, indicó que esto es un ejemplo de las políticas que tiene esa casa de estudios, de “transferir y articular los conocimientos” que allí se desarrollan.

La Facultad de Ciencias Agrarias aportará el espacio físico para la construcción de un laboratorio, “algo que hace mucho tiempo se quiere hacer”, dijo Somoza, pero además ocupará a destacados profesionales para coordinar las acciones del panel, “que apuntarán a la certificación de la calidad organoléptica (análisis sensorial), la investigación y el desarrollo” agregó.

Desde la Provincia, Cerroni indicó que esta medida “aportará más fondos a los productores, para posicionarlos mejor”. Consciente del permanente reclamo, el ministro reafirmó las medidas tomadas por el Gobierno, en el “Comité Anticrisis”, para ayudar “a la actividad agrícola a colocar su producción, especialmente en el exterior”.

El funcionario no dio datos sobre el porcentaje del Presupuesto 2009 destinado a paliar los problemas agropecuarios, pero aclaró que los fondos necesarios para estas medidas, “fueron incluidos, repartidos entre los ministerios de Producción y Hacienda, según el caso”.

Sobre el final, Vargas Arizu se mostró complacido por el convenio, pero no pudo ocultar su sentimiento. “El sector olivícola sufrió la promoción industrial, la falta de control en sanidad, el deterioro de las relaciones internacionales y la pérdida del valor del producto”, dijo. Es lógico que vea bien que algo se está haciendo.

Comentá la nota