Importante operativo de seguridad

Más de 750 kilos de cocaina fueron incinerados en el cementerio de la localidad sanisidrense, que había sido secuestrada el año pasado en un galpón del partido de San Miguel.
La droga fue incinerada por orden del juez federal de Tres de Febrero, quien supervisó el operativo de traslado de la cocaína hasta el cementerio de la localidad bonaerense de Boulogne, valuada en más de 22 millones de dólares en el mercado minorista y había sido secuestrada el año pasado, en el procedimiento "Arco Iris".

Efectivos de la policía federal organizaron el traslado de la cocaína bajo un fuerte operativo de seguridad que comenzó en el Banco Central, en pleno centro porteño, hasta el cementerio de Boulogne, ubicado en Malvinas Argentinas y Camino Real Morón.

El jefe de la División Drogas Ilícitas, Miguel Angel Castro, dijo que la cocaína incinerada había sido secuestrada durante el operativo denominado "Arco Iris", el cual fue efectuado el 13 de noviembre del año pasado en un galpón ubicado sobre ruta 8 al 2300, partido de San Miguel.

"El total de la droga a quemar son 750,650 kilos de cocaína de máxima pureza que luego del procedimiento se guardó en unas 20 cajas que permanecieron en la bóveda del Banco Central", dijo Castro.

"Tras los allanamiento realizados en aquel momento en San Miguel fueron detenidos dos hombres de nacionalidad colombiana, mientras que en tres domicilios de la Capital Federal se detuvo a dos mexicanos y tres bolivianos, todos investigados en la misma causa", aclaró Castro.

"Estamos todavía trabajando en la investigación para dar con otro órgano de traficantes que se supone que estarían en Colombia o México y seguramente llegaremos a buen puerto", finalizó el jefe policial.

Comentá la nota