Importante operativo conjunto entre policía y municipio en San Lorenzo

Numerosos bares, cibers, kioscos, discotecas y otros ámbitos de la vida nocturna sanlorencina fueron inspeccionados el pasado fin de semana por efectivos policiales y personal municipal, en el mayor operativo de este tipo realizado en la ciudad, detectándose diversas infracciones en materia de habilitación de locales, falta de pago de las diversas tasas correspondientes al rubro, falta de planos, instalaciones deficientes y, fundamentalmente, la presencia de menores en horarios no permitidos y consumiendo bebidas alcohólicas.
El reconocimiento de los beneficios de esta medida por parte de los padres de algunos de los menores demorados durante el procedimiento, fue uno de los saldos a favor de este operativo en el que, entre otros aspectos novedosos, se apeló al uso de un alcoholímetro del tipo usado en los test de alcoholemia a conductores y contó con la participación de un médico legista que corroboró las mediciones hechas con el citado aparato.

El viernes por la noche, numerosos efectivos policiales de Unidades Especiales y Comando Radioeléctrico, dirigidos por el subcomisario Sergio Di Franco, junto a personal municipal de las secciones Inspección General, Comercial, Tránsito y Bromatología procedieron a controlar el cumplimiento de distintas leyes y ordenanzas de índole provincial o municipal, tendientes a preservar el orden público y al correcto funcionamiento de distintos comercios ajustándose a las normas que rigen a cada rubro.

En ese marco, policías e inspectores municipales inspeccionaron una sala de juegos ubicada en Oroño 959. El local cuenta con tres mesas de pool y varias máquinas de videojuegos.

Cerca del coma alcohólico. En el lugar donde se expendían bebidas alcohólicas, actividad esta para la que su titular no contaba con la habilitación municipal correspondiente se detectó además la presencia de una menor de edad consumiendo bebidas alcohólicas, y de un mayor al que tras practicársele el análisis de alcoholemia se le determinó un estado de ebriedad de segundo grado, con 1.407 g/l, "cantidad sumamente elevada, a muy poco de un coma alcohólico", según indicó el facultativo actuante.

Clausuras. Tras procederse a la colocación de las correspondientes fajas de clausura del local por las infracciones mencionadas, se citó al titular del negocio a comparecer a la brevedad ante esta agrupación, para regularizar su situación procesal.

De igual modo, el personal del operativo se constituyó en la confitería bailable Margot, avenida San Martín y Salta, estableciéndose en el lugar la presencia de un menor de edad, oriundo de Puerto General San Martín, ingiriendo bebidas alcohólicas y corroborándose por el médico policial, alcoholímetro mediante, su estado de ebriedad. En salvaguarda del menor, este fue trasladado a la sede policial y, posteriormente, entregado a sus progenitores, labrándose actuaciones por infracción al artículo 132 que prohíbe el expendio de bebidas alcohólicas a menores de 18 años. El hecho derivó en la clausura y fajado del local interviniendo, como en el caso anterior, el Juzgado de Faltas local.

Más tarde, ya entrada la madrugada del sábado, se inspeccionó el kiosco Chuchuy, San Martín 778. En el lugar se observó la venta de bebidas alcohólicas a transeúntes en una clara infracción ya que las ordenanzas indican que los comercios de este rubro sólo pueden expender bebidas alcohólicas hasta las 22. Además, el comercio no contaba con habilitación para la comercializar estas bebidas, por lo que se procedió también a la clausura del local.

Noche de sábado. En otro kiosco, el Mac, de calle Borghi 186, se comprobó la inexistencia de la habilitación municipal, por lo que se procedió a su clausura. También policías e inspectores municipales intervinieron en el bar Play Boy, de avenida San Martín. Allí se estableció que el local no tenía en condiciones sus matafuegos y que su instalación eléctrica era precaria, careciendo además su propietario de los planos correspondientes, con lo que se procedió a su clausura.

El operativo continuó, ya en la madrugada del domingo, en la confitería bailable Puerto Madero, San Martín 1649. Allí se percibió la permanencia de un menor de edad, oriundo de Ricardone, consumiendo bebidas alcohólicas, lo que se tradujo también en la clausura del local.

Los locales clausurados

Viernes: confitería bailable Margot, kiosco Chuchuy.

Sábado: kiosco Mac, bar Play Boy, confitería bailable Puerto Madero.

Comentá la nota