Importante galardón Para dos arquitectos jujeños

Los profesionales de nuestro medio Inés Pemberton y Rodrigo Ramos, ganaron el primer premio a la mejor intervención en obras patrimoniales de hasta 1000 metros cuadrados, en un concurso organizado por el CICOP y la Sociedad Central de Arquitectos, por un proyecto de recuperación y puesta en valor de viviendas primitivas en Yavi.
En una entrevista exclusiva con Pregón, la arquitecta Inés Pemberton -conocida por su excelente intervención en la remodelación y puesta en valor del Museo Histórico de nuestra ciudad-relató los detalles de tan importante acontecimiento y los fines y alcances de este premio, su significado y el aporte cultural que supuso esta investigación de tesoros arquitectónicos que son patrimonio jujeño y de la humanidad.

P - A efectos de ilustrar al lector, ¿qué es el CICOP, Centro Internacional para la Conservación del Patrimonio?

IP - El CICOP Argentina es una institución no gubernamental que trabaja en la defensa, protección, difusión, conservación, rescate y puesta en valor del patrimonio cultural. Entiende que los bienes tanto materiales como inmateriales son únicos e irremplazables, cualquiera sea la región o la cultura a la que pertenezca. Su sede en el país nació y habita en Buenos Aires en un ámbito de enorme valor histórico, la “Manzana de las Luces”. Teniendo presentes sus raíces federales, en Argentina su dirigencia está integrada por miembros de distintas partes del país que aportan sus conocimientos regionales en el campo de la historia, la arqueología, el turismo, la arquitectura, la legislación la actividad política, la museología, la educación, el paisajismo, la ingeniería etc. Además pertenece al Centro Internacional para la Conservación del Patrimonio, que es una institución no gubernamental cuyo objetivo primordial es la cooperación internacional en torno al Patrimonio Físico de los Pueblos, participan en él, mas de 500 expertos de todo el mundo y tiene convenios firmados con más de 30 universidades europeas y americanas y con distintas organizaciones gubernamentales a nivel nacional e internacional.

P - ¿Cómo surgió esta idea de recuperar y poner en valor esas viviendas en Yavi ?

IP - Nosotros actuamos en Yavi desde el año 2005. Desde la coordinación de la Secretaría de Turismo y Cultura de la provincia comenzamos obras de constitución del museo en la casa del Marquéz, para lo cual empecé a viajar periódicamente allá y además familiarmente viajábamos también con frecuencia. Posteriormente, me convocaron de la Secretaría de la Dirección de Turismo porque había que presentar una serie de programas y proyectos en Turismo de la Nación, allí recordé que el arquitecto Rodrigo Ramos había hecho una serie de estudios y lo convoqué.

El primer proyecto nos llevó un año de elaboración, dado que nuestro interés era integrar varios componentes, como el social, el cultural y el arquitectónico. Los primeros estudios fuero entonces seleccionar las viviendas y conversar con los propietarios de las seleccionadas, con la gente para ver las costumbres y, fundamentalmente, corroborar que las habiten en el lugar y luego comprometerlos en el proyecto. A continuación se firmó convenios con la Comisión Municipal y con los propietarios de las respectivas viviendas para asegurar una tarea totalmente local, para lo cual tuvimos reuniones para la conformación de las cuadrillas de trabajo. Queríamos contar con la mejor gente e involucrarla y que este accionar constituya un hecho positivo para el pueblo y así lo hicimos con la colaboración de ellos, que conocen cuales eran las mejores canteras de tierra, cuales eran los mejores tiempos para tortear, para moldear el adobe etc. Con Rodrigo conformamos un buen equipo de trabajo y coordinación de tareas y resultó una tarea muy reconfortante, es de destacar la colaboración de la comisión municipal que nos ayudo muchísimo, y este accionar se constituyó en un ejemplo de interacción entre el gobierno Nacional, Provincial y Municipal.

P - ¿Qué tarea previa de investigación arqueológica se realizo para lograr un auténtico trabajo de restauro en base a las rudimentarias tecnologías que existieron en el lugar?

IP - El arquitecto Ramos había investigado los patrones de asentamientos haciendo estudios al respecto y también nos basamos en investigaciones que efectuó Mónica Echenique, no solo para el logro inmediato de estas viviendas que presentamos en el concurso sino para que el trabajo continúe a posteriori. Sobre la fecha de origen de las viviendas, no poseemos registros exactos, pero por testimonios sabíamos que eran muy antiguas. Por otra parte hacíamos más hincapié en el estado y ubicación de las viviendas a intervenir para lograr un mejor resultado, no sólo en las viviendas en sí, sino lograr que el conjunto armonice con el pueblo.

P - Teniendo presente que las técnicas de rudimentaria elaboración del adobe tienen un enemigo permanente que es la humedad, ¿hicieron uso de algún aditivo químico u orgánico, de los tantos que poseemos en la actualidad en la industria de la construcción, como son los polímeros y o siliconas?

IP - Nuestra postura fue, conociendo las inigualables virtudes que tiene el adobe en toda la Quebrada y la Puna, no agregar nada nuevo. Analizamos con los artesanos la posibilidad de agregar, por ejemplo, estiércol o más paja y en qué momento, pero siempre dentro de los materiales de que disponíamos en el lugar, claro que respetando los tiempos, es decir, en qué momento tortear, en qué momento revocar, etc. Pero es necesario aclarar que estas obras necesitan de un permanente proceso mantenimiento.

En cuanto al clima, aquí son escasísimas la precipitaciones pluviales, no quisimos innovar en absoluto, tan es así que encontramos viviendas con tejas y las respetamos, no sabemos en que época se las colocaron.

P - Vi una foto de las viviendas con una trama muy especial, porque el cañizo cruza diagonalmente los troncos que trabajan como cambios de sostenimiento de la paja que actúa como encofrado perdido a los efectos de moldear el torteado. ¿Este dibujo es original?

IP - No, eso quedó como estaba, el cañizo no se tocó, lo que hicimos es levantar parcialmente el torteado dañado y retortearlo.

P - En todas estas tareas en las que interviene la gente del lugar, hay un aspecto sociológico que observar, cuando se pretende entrar a actuar en sociedades tan cerradas como estas, regidas por costumbres ancestrales y con otros tiempos de cumplimiento que los nuestros, se produce el fenómeno común a todo cuerpo extraño que pretende introducirse en un organismo. ¿Cómo reaccionó la gente que trabajó con ustedes?

IP - Desde hacía varios años que frecuentábamos el lugar para hacer los estudios previos, hablábamos con la gente y dialogábamos con las Comisiones Municipales, de modo que en el momento de encarar el plan ya no éramos seres extraños.

Fue una larga tarea de entendimiento y para mí fue también un crecimiento cultural y muy edificante.

Para mí fue como contribuir a restaurar no sólo las viviendas sino la plaza y la planta urbana, y me siento realizada porque creo que hice arquitectura con proyección social y cultural, lo que hicimos tiene relevancia no sólo arquitectónicamente sino también desde el punto de vista social, cultural y turístico, esto de revalorar ancestrales técnicas constructivas y ponderar las bondades constructivas del adobe, sus cualidades.

P - ¿El trabajo efectuado se halla adecuadamente protegido y destacado para que el turista pueda apreciar cómo y por qué se hizo?. ¿Hay elementos adecuados de protección, señalización y cartelería explicativa?

IP - No, ahora presentamos toda la documentación y ha sido aprobada por Turismo de la Nación para encarar la segunda etapa que consistirá en restaurar otras siete u ocho viviendas más. Por el momento nadie cuida las obras específicamente, pero a raíz de esta primera intervención, la Comisión Municipal tomó conciencia del valor de la urbanización en sí y se está planificando lugares para estacionamiento, encauzando la circulación vehicular, precisamente para preservar estos lugares históricos culturales y evitar la polución ambiental. (csparvoli@gmail.com)

Comentá la nota