"Lo importante es que está condenado"

El doctor Pablo Bórtoli, quien patrocina al ex seminarista víctima de los abusos por los que fue condenado Storni; dijo a Rosario/12 que él "esperaba más de ocho años de condena". Adelantó que hay en marcha una demanda civil millonaria.
La condena a monseñor Edgardo Gabriel Storni a ocho años de prisión por abuso sexual agravado ya detonó el debate en dos planos: si el ex arzobispo de Santa Fe debería cumplir la pena en una cárcel o en su casa de descanso en La Falda, en las sierras de Córdoba. Y si el Estado le debería seguir pagando una pensión de privilegio que ronda los 6.400 pesos. "Storni tendría que estar en la cárcel y no salir más", dijo el abogado Pablo Bórtoli, quien patrocina en una causa civil paralela a la penal al ex seminarista Rubén Descalzo, víctima de los abusos por los que fue condenado Storni.

Bórtoli dijo que esperaba una sentencia mayor para el ex jefe de la Iglesia santafesina. La fiscal del juicio, Elena Perticará, había solicitado una pena de quince años de prisión para Storni, pero la jueza María Amalia Mascheroni lo condenó por el mínimo de la escala: ocho años de cárcel, más una "inhabilitación absoluta" por el mismo lapso. "Yo esperaba más, pero es una sentencia", dijo el abogado de Descalzo en un diálogo con Rosario/12.

¿Cuál era la expectativa que tenía?

Esperaba que lo condenen a diez o quince años de prisión (como solicitó la fiscal Perticará), pero insisto, ya hay una sentencia. En realidad, este sujeto tendría que estar en la cárcel y no salir más. Yo estoy muy en contra de este tipo de casos de abuso sexual, sobre todo cuando se usa una situación de poder, por ejemplo, docentes sobre los alumnos o empleadores sobre los empleados. Es decir, utilizan el poder para conseguir lo que no conseguirían de otra manera.

¿Storni puede terminar preso?

No creo. A lo sumo, lo van a beneficiar con prisión domiciliaria.

¿Por qué?

¿Alguien cree que Storni va a ir preso? -repreguntó Bórtoli con cierta ironía. Y se contestó: "La defensa va esgrimir lo de siempre: la edad del imputado o algún problema de salud". Dos argumentos que ya planteó en público el defensor de Storni, Eduardo Jauchen, quien dijo que su cliente "está por cumplir 74 años. Y en el peor de los casos (sic), tendría que cumplir con el arresto domiciliario por su edad y estado de salud". Bórtoli no quiso hacer más comentarios sobre este punto, pero insistió: "Lo bueno es que se llegó a la condena".

Y fue una jueza la que condenó Storni después de que dos jueces se excusaran de dictar sentencia: uno por jurisdicción y el otro por que es católico- recordó este diario.

Está bien. A lo mejor, las mujeres lo ven desde otra óptica. No es poca cosa.

¿Y ahora se activará la causa civil contra Storni y la Iglesia santafesina?

Va a continuar el reclamo civil, que estaba a la espera de la resolución de la causa penal.

¿Ya puede hacer una estimación del daño? ¿Cuál es monto del reclamo?

Es difícil. Hay un reclamo (millonario) que luego fue modificado porque el abogado que intervino inicialmente después se apartó de la causa. Así que ahora veremos lo que la sana crítica del juez regule. Yo soy respetuoso de eso- precisó Bórtoli.

En la condena a Storni, la jueza Mascheroni coincidió que en los casos de abuso sexual la sentencia tiene un efecto reparador sobre las víctimas. "Cualquiera sea el fallo que recaiga en una causa por abuso sexual (") tiene un importante efecto terapéutico reparador para la víctima", dijo al citar al tratadista Jorge Luis Villada. "Tanto la condena penal como la civil, aunque nunca se cobre, significan para la víctima el reconocimiento al agravio sufrido y la "reposiciona" como persona, como sujeto de derechos. Colabora eficazmente en la recuperación de su autoestima y aunque tarde, reconoce la protección y el acogimiento de una sociedad que ella siente que antes la estigmatizó, la descalificó, la discriminó o la sumió en una situación de culpa o vergonzante".

En tanto, Descalzo interpretó la condena a Storni como "un alivio". "Se cierra una etapa de mi vida", dijo por la emisora LT10. "En los últimos años pensé que (la sentencia) no llegaba nunca, pero en mi interior sabía que la justicia alguna vez llega a buen puerto y en este caso lo es, más allá de la manera en la que se dio. No se bien en qué consiste la condena, pero me sirve para cerrar una etapa de mi vida, que estaba pendiente y que es importante", agregó.

El ex seminarista abusado por Storni dijo que "pasó mucho tiempo hasta que pudo contar" el incidente con el ex arzobispo. El hecho ocurrió en el verano de 1993, cuando aún estaba de duelo por la muerte de su madre.

Comentá la nota