La más importante apuesta oficial ya está en juego

La más importante apuesta oficial ya está en juego
Como quien apuesta a todo o nada en una mesa de juego. Es a suerte y verdad. Se persigue un camino donde asoma una bifurcación muy complicada con una disyuntiva: legitimarse nuevamente en el poder o acortar una agonía. Así, el kirchnerismo decidió adelantar elecciones legislativas y el gobernador Daniel Scioli –de quien se supone tenía otros planes- debió adaptarse al nuevo calendario electoral de la Casa Rosada.
Se observa alguna falta de comunicación, al menos fluida, entre la capital bonaerense y Balcarce 50. O, de existir cierto diálogo fluido, esos temas no se tocan. De otra manera, no puede comprenderse como desde el gobierno bonaerense se programó y anunció una nueva ley de elecciones internas abiertas que requiere de un plazo razonable para la organización en los partidos políticos bonaerenses. Ese plazo, no menor de sesenta días, indicaría que entre mayo y junio recién estarían los candidatos para inscribirse definitivamente de cara a los comicios que iban a ser en octubre. La UCR fue una de las primeras víctimas de la decisión kirchnerista.

Según trascendió, hubo poco y nada de participación de gente del gobernador en la decisión de los Kirchner. Directamente no la hubo de nadie más que del matrimonio más famoso. .Pero si faltaba algún dato de color, éste se observó en el escenario para tal anuncio de la Presidente: muy lejos del sciolismo, en Chubut y a metros de alguien quien juega a la rebeldía y amaga, pero no termina de romper como es el gobernador Mario Das Neves.

En consecuencia el gobernador inmediatamente se encolumnó detrás de la nueva convocatoria a elecciones. A diferencia de Cristina, lo hará mediante decreto, evitando así algún pasaje traumático en la Legislatura donde muchos legisladores oficialistas ya cambiaron de vereda.

No se conocen en la historia bonaerense muchos casos de desdoblamiento de elecciones. La última ocurrió en 2003 pero con consenso de los partidos políticos. Allí, el justicialismo en hábil jugada, trasladó la elección de diputados nacionales para que se realicen en conjunto con las elecciones de Gobernador. De otra manera la oposición –que había apostado y fuerte a las presidenciales- hubiera logrado una mayor representación en el Congreso.

Luego de eso, nada más. Scioli, inscripto en una línea de proyecto nacional no puede hacer una jugada audaz de esas características para las cuales se necesita algún peso fuerte en la negociación y en la argumentación. Aunque disguste una decisión, a la luz, inconsulta desde el gobierno nacional.

La jugada del oficialismo en toda su expresión parece brillar por su calidad de sorpresiva. Deja al desnudo a una oposición que recién va calibrando el discurso y empieza a calentar motores. Ese tiempo de negociación y reflexión para un fino armado de frentes y alianzas prácticamente no existirá. Es un duro examen ante la opinión publica para que no queden al descubierto las desmedidas ambiciones personales por encima de la unidad y cohesión política.

Por ejemplo, en la Coalición Cívica, que pretende agrandar su espacio de contención no se sabe que hará finalmente el cobismo, que lugar se le reservará a los radicales que llevan el sello oficial y para los extrapartidarios. El ritmo de trabajo deberá multiplicarse para que todo llegue a buen puerto y con un armado de listas que despierten expectativas en la opinión pública antikirchnerista.

En donde el anuncio caló hondo y como una verdadera cuña fue en la triple alianza de Felipe Solá, Francisco De Narváez y Mauricio Macri. Los dos últimos apoyaron sin condiciones la convocatoria oficial. El ex gobernador, en cambio, no disimuló su encono y así, saltó por los aires la ruptura momentánea de una imagen de acuerdo por conveniencia de tres dirigentes en busca de su destino. Una situación sobre la cual es bueno profundizar más adelante.

Estrategia de ingeniería electoral

Toda la decisión de adelantar comicios advierte que el santacruceño, Néstor Carlos Kirchner, ha decidido encabezar la lista de candidatos a diputados nacionales y exponerse en una de las batallas más importantes de su trayectoria política. Adelantar las elecciones significa, en buen romance, que si hay acciones en baja en una empresa que cotiza en bolsa, debe salir el presidente real de la firma a dar la cara. Si hay reconciliación, vía electoral, habrá reconstrucción efectiva de poder.

Pero el tema es cortar la sangría que se viene produciendo en cuanto a dirigentes desde el kirchnerismo. En las elecciones se verá si la fuga también es de la gente que apoya un proyecto político.

Para cortar la diáspora de dirigentes, voceros muy bien informados señalaron que el santacruceño ex presidente apuesta a convocar a intendentes del conurbano, piezas claves para la permanencia en el poder y recuperación del terreno del oficialismo. Ya no importa si tienen o no pasado duhaldistas. Pero en su carácter de jefes territoriales que detentan poder real deberían exponerse a pedido de Néstor. Este último sospecharía que si los jefes comunales no tienen un rol protagónico y comprometido podrían filtrar agua hacia varios diques que no están bajo el dominio oficialista. No es la primera vez que punteros distritales juegan por abajo y en secreto algunas fichitas en distintas mesas.

Según señalan esos portavoces, uno de los primeros convocados a esta cita habría sido el intendente de Avellaneda, Baldomero Alvarez. En tanto, Hugo Curto, de Tres de Febrero; Raúl Othacehé, de Merlo y Juan José Mussi, de Berazategui, entre otros, esperan una llamada telefónica en ese sentido.

Esto, en lenguaje político significa poner toda la carne en el asador, desde una visión positiva o quemar las naves desde un enfoque más incrédulo. Pero es una estrategia que ya comenzó a ejecutarse.

La otra decisión que Kirchner está por concretar –en un marco en el cual no habrá clima deliberativo para armar listas- será la de convocar a representantes del sciolismo. Sería José “Pepe” Scioli el más indicado para acompañarlo en los primeros puestos. Kirchner, tras su agresiva confrontación con el sector rural, necesita de la imagen del gobernador que, al respecto, fue más contemporizadora.

Fue el propio mandatario quien levantó el pie del acelerador y recompuso la relación con el mundo agropecuario, proponiendo eliminación de retenciones para zonas con sequía y con medidas para reactivación de esa actividad. Igualmente, los hombres de campo lo miran de reojo y con sospecha. Pero es mucho mejor que un rechazo “in límine” de su presencia. Con esto, el sciolismo se ha convertido en la mejor pieza para encarar los comicios en al menos cinco de las ocho secciones electorales que aportan poco más de la mitad de representantes a la legislatura provincial.

Lo cierto es que los últimos actos oficialistas en el interior se hicieron precisamente en gimnasios y clubes, lugares cerrados y blindados a pruebas de posibles escraches y donde se puede ver el florido cotillón del apoyo masivo de simpatizantes. Cómo señalan varios expertos en comunicación social, se da la idea de una imagen de un gigantesco apoyo militante a través de la video política.

Varios discursos en un mismo espacio

Es bueno volver entonces sobre el triunvirato electoral de Felipe Solá, Mauricio Macri y Francisco de Narváez. Es más que evidente que no hay consultas sobre un discurso unificado. Todo aparenta ser un riesgoso juego especulativo donde quien habla primero públicamente quiere certificar sus dichos del discurso dominante del espacio. Por la importante cuota de poder que significa gestionar, Macri parece actuar de esa manera y, en menor medida, De Narváez. Felipe Solá ha quedado al descubierto del juego de sus eventuales socios en más de una oportunidad.

No ha ocurrido esto sólo respecto de la decisión electoral del gobierno nacional. También sucedió en otras ocasiones. Una de las más palpables tuvo lugar en recientes entrevistas a medios audiovisuales donde Solá debió salir a cruzar con fuerza declaraciones de sus compañeros de este espacio. No quiere mostrarse como el socio minoritario y sin poder de decisión y eso provoca pago de costos políticos importantes.

Otro ejemplo claro fue cuando el empresario y diputado nacional, con un discurso. un tanto alejado del progresismo histórico, señaló que una redistribución de esfuerzos impositivos de hacer pagar a los que más tienen para darle a los que menos tienen es “muy anticuado”. Sin embargo, ese criterio de justa distribución de esfuerzos fue intentado por Solá en su gobernación a través de las políticas del hoy titular del ARBA, Santiago Montoya. Tales diferencias se pronuncian hasta límites insospechados en cuanto a seguridad. De Narváez posee el discurso “efectista” muy similar al de la derecha, mientras que Solá nunca estuvo a favor de una guerra contra la delincuencia en esos términos. Es más, fue el quien más promovió una teoría más acorde con tener en cuenta la inclusión social y la protección de los derechos humanos como principios no negociables en la recuperación de niveles óptimos de seguridad.

Esos problemas de desacuerdos quedan al descubierto, sin estrategia unificada. Pero esta unificación, al parecer, apunta hacia el allanamiento de una de las partes y no del consenso.

La triple alianza no es la única que tiene problemas. A partir de la decisión del gobierno electoral lo tiene toda la oposición. En la Provincia, cuando muchos dirigentes ruralistas se tientan con ponerse el traje de candidatos, deberán atender una opción muy importante en sus vidas. Este adelantamiento supone, además de acortamiento de los plazos, priorizar la lucha electoral por sobre otro reclamo sectorial. Si quienes comandan esta demanda ruralista acceden muy pronto a integrarse a listas de candidatos, pueden quedar también expuestos en sus apetencias personalistas. Y esta es la presión que ejerce el kirchnerismo con sus decisiones.

Todo queda a criterio del gran juzgamiento de la opinión pública. Que deberá elegir entre una estrategia de ingeniería electoral del oficialismo o si pesa más una sensación de bronca e incertidumbre que haga virar el timón hacia otras alternativas.(www.agencianova.com)

Comentá la nota