Las importaciones desde Brasil caen 40% por el freno del consumo local

Por segundo mes consecutivo, Argentina registró superávit comercial con el socio del Mercosur. El menor comercio obedece a la retracción de la demanda interna
La Argentina dejó de comprarle a Brasil autos, teléfonos celulares, materias primas para productos fabriles y calzados, entre otros productos, y las importaciones desde el principal socio del Mercosur se derrumbaron 40,1% en abril, según un informe de la consultora Abeceb.com. El abrupto descenso de las compras al país vecino hizo que la balanza comercial tuviera signo positivo por segundo mes consecutivo, algo que no sucedía desde la crisis de 2002.

Las compras de mercancías de origen brasileño totalizaron el mes pasado u$s 820 millones, con lo que profundizaron la tendencia de marzo, cuando alcanzaron u$s 895 millones, con una caída interanual de 33,3%. Entonces, la Argentina mantuvo superávit comercial con Brasil por primera vez desde junio de 2003, cuando el país salía de la crisis pos convertibilidad y comenzaba a demandar productos para crecer a tasas superiores a 8%. "La variación interanual (de las importaciones) resulta aún comparable con las registradas a fines de 2002, año de profunda caída del nivel de actividad local", afirmó Abeceb.com.

Las exportaciones también cayeron, aunque a un ritmo mucho menor. Los despachos de productos argentinos a Brasil alcanzaron u$s 852 millones, o un descenso de 9,4% interanual y de 6,9% mensual. Así, las ventas a Brasil frenaron la caída, que en los cuatro meses del año acumula una baja de 28,2%.

La media diaria de la caída interanual de abril es de 4,8%, mientras que la media desde comienzos del año es del 27,3% por día.

El comercio bilateral se frenó a partir de octubre último. Desde entonces, según los datos de Abeceb.com, la tendencia deficitaria con Brasil se revirtió porque las importaciones se detuvieron con más brusquedad que las ventas. Distintos economistas estiman que las trabas a la entrada de productos desde ese país representan una parte poco significativa del deterioro del comercio. La falta de demanda de productos por parte de la Argentina explica el cambio en la balanza comercial. Así, el déficit promedio (que desde 2005 superó los u$s 300 millones mensuales y que en 2008 alcanzó los u$s 360 millones) es en estos primeros cuatro meses del año de apenas u$s 4 millones.

"Entre los productos que más explicaron la caída de las importaciones desde Brasil se encuentran las menores compras de vehículos automóviles, autopartes, laminados planos, aparatos electrónicos (teléfonos celulares), polímeros plásticos, equipamientos mecánicos, calzados, neumáticos y siderúrgicos", consignó la consultora dirigida por Dante Sica. "De igual manera que durante los meses anteriores, entre los motivos de disminución de las importaciones se aduce una menor demanda local por una desaceleración del nivel de actividad interna, a lo que se agregan el conjunto de medidas restrictivas implementadas por la Argentina para un mayor control de importaciones que afectan a sectores denominados sensibles", como el textil, prosiguió.

Lejos del promedio

Las exportaciones brasileñas hacia todo el mundo se restringen, aunque a un ritmo mucho menor que los envíos a su principal socio en el Mercosur. La media diaria del total de las exportaciones brasileñas es del 8 por ciento interanual. Pero las ventas hacia la Argentina, que caen un 37,2% por día, son comparables a los envíos a Europa del Este, que se derrumban un 38,3% diario. El dato no es menor: los países otrora comunistas son los que el Fondo Monetario Internacional (FMI) sigue con especial atención por los impactos negativos de la crisis global en sus economías.

La Argentina es en la actualidad el tercer comprador de productos brasileños, detrás de los Estados Unidos y China, que le arrebató el segundo lugar.

Comentá la nota