Implementarán talleres de educación sexual desde el inicio del ciclo lectivo

Implementarán talleres de educación sexual desde el inicio del ciclo lectivo
Lo confirmó Carlos López Puelles. Se dictarán en séptimo grado y en el secundario desde marzo. Profundizarán la educación física.
Vanessa Lerner

Esquina superior izquierda Esquina superior derecha

videos destacados

fotografia

Esquina inferior izquierda Esquina inferior iderecha

Fotos Martin Pravata

Carlos Puelles (40) es uno de los últimos funcionarios de primera línea que asumió en el gabinete de Celso Jaque hace seis meses. En esta entrevista, el director de la Dirección General de Escuelas (DGE) confirma, pese al escepticismo de muchos –por su vinculación con la Iglesia católica–, que desde el primer día de clases de este año se dictarán los talleres de educación sexual en séptimo grado y en el secundario.

López Puelles habla en tercera persona de sí mismo, lentamente, como eligiendo cada palabra que va a pronunciar. Tiene aspecto y discurso de gerente de marketing de una empresa importante. Habla mucho de que hay que animarse, que hay que trabajar en equipo, es propenso a decir frases de aliento del tipo: "Soy un convencido de que cuando cesa el esfuerzo, comienza el fracaso".

Tiene tres hijos, dos de ellos en edad escolar, a quienes envía a un colegio privado "por la doble escolaridad, porque les enseñan inglés y tienen una visión de lo que es la educación física y deportiva como formadora, bastante interesante", aclara el virtual ministro de Educación de la provincia.

Dice que sintió impotencia cuando vio niños empaquetando ajo en lugar de estar en la escuela o jugando. Anticipa que implementarán jardines sociales en zonas rurales del Este, Valle de Uco y en el Sur. Además, cuenta que está en tratativas con empresas privadas para darle terminalidad educativa a sus empleados y capacitarlos en oficios "según las necesidades del mercado".

Lo criticaron mucho antes de asumir.

Lo normal, siempre que uno asume o es candidato a algo hay una crítica de por medio, es difícil tener a todos conformes, entonces, me parece que es hasta un poco normal la crítica en sí. Por ahí, lo que a uno le llama la atención es la agresividad o cuando empiezan a involucrar temas que no hacen a una función específica, como fue en su momento el tema de ser o no católico, la educación laica en la provincia, el tema de que eso garantizaría o no el tema de tener educación sexual o no. Además de mis actividades privadas.

A usted le cuestionaron que no tenía formación pedagógica para asumir el cargo. ¿En quién se apoya o quiénes lo asesoran?

El sistema educativo en la provincia está formado. La DGE venía funcionando con un gabinete con dos subsecretarios, con directores de línea que vienen desarrollando una política implementada desde el Poder Ejecutivo. Lo que uno hace justamente es trabajar en equipo, la gente que trabaja en el sistema se siente respaldada, se anima a tomar decisiones, se anima a participar, a presentar ideas, proyectos. Entonces está en uno saber gestionar esas ideas y esos aportes. Para mí, el diálogo es fundamental para trabajar con compañeros de trabajo, con los gremios, con otros ministerios.

¿Cómo se lleva con los otros ministros, sobre todo ahora que Carlos Ciurca (Desarrollo Social) lanzó el programa social que involucra a varios ministerios?

Muy bien, personalmente me llevo espectacular con todos los ministros con los que de una u otra manera me ha tocado interactuar. La experiencia ha sido muy buena, se ha demostrado que se puede trabajar en equipo.

Tienen por delante dos años clave para la gestión...

Sí, son dos años que van a ser importantes, que creo que hay muchas cosas por hacer, pero no son menos importantes que lo que se ha hecho en los dos años que han pasado. Este es un año en el que vienen tiempos en que hay muchas ganas de desarrollar proyectos, hay varios programas que se están empezando a implementar con un grado avanzado de desarrollo. Estoy entusiasmado.

¿Qué va a pasar con la educación sexual en la provincia?

Cuando asumí, me junté con la gente de planeamiento, con los coordinadores de educación sexual y ahí salió que yo les dije que el 7 de setiembre empezábamos capacitación sexual para los docentes de séptimo grado. Tuvimos dos docentes por escuela, capacitamos algo más de 1.700 docentes, incluso de educación especial y adultos. La idea es que este año desarrollemos de nuevo talleres con docentes de sexto, quinto, cuarto, tercero, segundo, primer grado para que den educación sexual a lo largo de toda la escolaridad, o al menos que estén preparados para hacerlo. Estamos en la etapa de desarrollar el material.

Pero, ¿va a capacitar docentes o va a comenzar el dictado de la educación sexual en las escuelas?

No, no. Son dos cosas. La implementación ya se está dando en muchas escuelas. Desde el inicio del ciclo lectivo se comenzará a implementar la educación sexual. Ya está en el calendario escolar. Ya tenemos docentes capacitados para empezar en séptimo grado y en el secundario a desarrollar los talleres. Recordemos que el docente prepara el taller y luego se lo dicta a los padres de sus alumnos. Y los padres optan si quieren o no educación sexual para sus hijos. Recién después se dan los contenidos a los alumnos. Hoy estamos en condiciones de empezar el 1 de marzo para todo el nivel secundario y séptimo grado con la educación sexual.

¿Qué pasa con la enseñanza de educación física en las escuelas, que usted rescataba como un valor importante en los establecimientos de gestión privada?

Estamos tratando de rescatar eso para la escuela pública. Me encantaría poder lograr eso. Estamos trabajando en un proyecto a través del cual vamos a crear 2.500 horas cátedra para hacer deportes en la escuela, empezar a aprovechar las escuelas que cierran al mediodía y que, teniendo infraestructura, a la tarde esas instalaciones están ociosas. Es una alternativa de recuperar a los chicos, de darles otra opción para que no estén en la calle. Una escuela en la que, en primera instancia, lo que vamos a hacer es deporte, más allá de la educación física. El deporte, entendemos, no es sólo tirar una pelota, sino que aprendan las reglas. Eso, disciplina, eso genera conducta, solidaridad, trabajo en equipo, respeto. A partir de que, además de tratar de evitar de que el chico esté en la calle después del horario escolar, solito, queremos que esté dentro de la infraestructura escolar y desarrollando valores que estando solito no lo puede adquirir en la calle.

¿Esto se hace dentro del marco de la doble escolaridad?

No, esto tiene que ver con deporte, para eso son las 2.500 horas que estamos creando. Yo no elegí las escuelas, les di la opción de que se inscribieran, porque considero que si la escuela se inscribe, asume el compromiso. Son 200. Y esas escuelas son las que dicen que se quieren sumar. Entonces, ahora estamos empezando a articular para que esas escuelas, que tienen la infraestructura disponible, puedan tener una persona a la tarde que se encargue de abrirla, de cerrarla, de dejarla ordenada. A partir de este programa, podemos empezar a desarrollar en los chicos una fuerte inclinación al deporte, a la vida sana y trabajar sobre esa cultura. Si esto es exitoso y el profesor descubre un talento en un chico, darle la posibilidad de que pueda trascender sin que eso signifique que deje de estudiar. Para eso habrá un apoyo, un seguimiento, convenios con clubes para que los chicos puedan desarrollar su potencial. La condición va a ser que siga estudiando. Vamos a usar esto como experiencia piloto, lo mismo que hicimos en la Escuela de Verano que empezó el 5 de enero. Fue una experiencia inédita. Y vos, poder ser herramienta de eso... (se le llenan los ojos de lágrimas a López Puelles y alcanza a decir que piensa en sus propios hijos cuando logra un objetivo como el de la Escuela Hogar).

¿Por qué se emociona?

Porque darle esa oportunidad, uno cree que a lo mejor que para muchos es común eso, cuando pudimos hacer lo de los Reyes Magos también, ver a esos niños fue extraordinario. Poder llevar a ciento cincuenta o ciento setenta niños que tengan su pileta limpia, con su profesor de gimnasia que les enseña a nadar, poder traer treinta chicos con capacidades diferentes del barrio La Favorita para que interactúen con ellos y verlos jugar, es inédito. Soy un agradecido a Dios y a la vida por ser una herramienta para haber desarrollado eso. Cuando dije de hacer una Escuela de Verano en la Escuela Hogar, me dijeron ‘vos estás loco, es imposible’, y yo me temía que ese fuera el gran problema de

nosotros, los adultos, respecto de los niños, no enseñarles a que se animen a soñar. Soy un convencido de que la base está ahí. Si somos capaces de hacer soñar a los chicos con que es posible, creo que es una motivación para que lo logren. Que, independientemente de la situación económica que pueda tener a futuro, va a tener las herramientas para vivir dignamente.

¿Cuál será el rol concreto de la DGE dentro del programa social que lanzó el ministro Ciurca; qué van a hacer?

Animarnos, es un desafío enorme, lo hemos hablado con todos los ministros. Estuvimos en el COSE, estamos recuperando más de 4.700 sillas que estaban destruidas y las vamos a repartir entre Almafuerte, el COSE, Boulogne Sur Mer, para que los chicos en contexto de encierro puedan empezar a realizar talleres, con la idea de que, además de aprender un oficio, desarrollen la solidaridad. Cada silla que arreglen, ellos van a saber que va a ser ocupada por un niño en una escuela. Con respecto al programa, nosotros vamos a buscarle la vuelta para decirles a los chicos te vamos a ayudar, vas a tener la beca, tenés que estar escolarizado.

Pero...

Tenés que estudiar. No me sirve que me traigas un certificado de escolarización, no me sirve que me digan que sos un alumno regular, además, pretendemos tu esfuerzo. Que no repita, que tenga buenas notas, que sea un alumno participativo, que esté involucrado en la comunidad en la que esté inmersa su escuela, que si hay un centro de estudiantes o una cooperativa escolar, que participe. Que el niño termine siendo una consecuencia de este programa. Que al final del programa uno pueda decir le dimos la beca, estudió, pasó, fue buen alumno y formamos esto.

¿Qué van a hacer con la doble escolaridad, la van a extender a otras escuelas?

Es lo que estuvimos viendo con el ministro Ciurca. Para el tema de la doble escolaridad hay que cumplir con dos requisitos: uno es el presupuesto, que tenga desarrollo para el tema de la comida, y otro es que la escuela tenga la infraestructura. Además, analizar la necesidad de la población escolar y de su entorno.

Justamente, hubo críticas en el sentido de que lo único que hacían los chicos era permanecer en la escuela y nada más que eso.

Sí, muchas veces por el entorno donde está la escuela ubicada y por la situación económica de los niñitos que asisten, la jornada extendida necesariamente se desarrolla como un efecto de contención. Son chicos que a lo mejor en su casa no tienen qué comer o no tienen quién los cuide. Queremos que el chico tenga a la mañana su escolaridad normal, que almuerce, y empezar a desarrollar o a incrementar la implementación de talleres, sean de música, de arte, deportes, educación física, y lo ideal sería llegar a poder enseñarles otro idioma. Pero, en este tema, estamos viendo la capacitación de docentes, de profesores que puedan enseñar una buena base de un segundo idioma. Lo estamos trabajando para ver si podemos empezar a desarrollarlo.

¿Van a aumentar la cantidad de escuelas con jornada extendida?

En eso estamos trabajando. A pesar de los recortes presupuestarios ver cómo optimizar los recursos para aunque sea tener un crecimiento, quizás no el esperado, pero no dejar de crecer. Ahora, tenemos 230 escuelas con doble escolaridad. Lo ideal es generar esto en todas las escuelas que se pueda, sobre todo en los lugares más vulnerables. Nuestra idea es crecer este año entre 23 y 30 escuelas 10 a 15 por ciento de cobertura.

¿Qué harán con los cursos de octavo y noveno?

Mendoza ya optó por siete años de primaria y cinco de secundaria. Este año vamos a trabajar en preparar la estructura para aplicarlo partir del 2011. Primarizar el octavo y el noveno. En realidad, el contenido es el mismo, lo que cambia es la modalidad del dictado. En lugar de tener una maestra, habrá tres o cuatro profesores.

Comentá la nota