EL IMPACTO DE LA SITUACIoN FINANCIERA INTERNACIONAL Comenzaron los despidos por la crisis en Junín

DEMOCRACIA pudo comprobar 17, pero serían más. Hay diálogos entre sindicatos y empresas para frenar la cadena.
Por Agustin Fernandez Cronenbold

Nadie la llama y siempre llega sin ser invitada. En cada crisis, cuando gobiernos, empresas e instituciones intermedias luchan por reactivar las variables económicas y evitar males mayores, la pérdida de empleos aparece para castigar familias y lastimar por donde más le duele a una sociedad.

En el contexto de una crisis internacional casi sin precedentes y con la confianza económica desgastada por el conflicto entre el Gobierno y el campo –especialmente en el interior del país–, el impacto social de la situación era previsible. Y ya hay números para medirla.

Alrededor de 20 personas fueron despedidas en Junín en los últimos dos meses debido, según se fundamentó en las empresas, a la baja en la actividad comercial que produjo la crisis.

DEMOCRACIA consultó a siete sindicatos de distintos rubros y algunas instituciones empresarias intermedias y pudo confirmar 17 despidos, pero en varios de ellos dijeron que podía haber alguna otra persona sin trabajo.

También explicaron que muchas empresas comenzaron procesos para reducir turnos, eliminar horas extras y adelantar vacaciones. Y aunque en algunos gremios dijeron que aún no hubo cambios por la nueva situación económica, en todos mostraron “preocupación” por lo que puede venir, especialmente para el segundo trimestre de 2009.

Además, desde las empresas y los sindicatos, elogiaron los esfuerzos de ambas partes para intentar que no haya despidos a través de negociaciones que incluyen reducciones en las jornadas laborales o la postergación de conversaciones salariales.

“Mantener los empleos es fundamental”, coincidieron –palabras más, palabras menos– todos los consultados para este artículo.

La situación en nuestra ciudad no es diferente a la del resto del país. Según algunos informes periodísticos de distintos medios, las suspensiones alcanzan casi a 10.000 personas en todo el territorio nacional, mientras que los despidos afectaron la vida de cerca de 5.000 familias.

En Junín, los gremios más afectados son el comercial y el bancario, pero los trascendidos indican que en la industria relacionada con la metalúrgica –uno de los sectores más afectados a nivel nacional– vendrían los próximos despidos.

En noviembre, una empresa comercial de ventas echó a 12 personas, mientras que en los últimos días un banco dejó sin trabajo a cuatro empleados y otra entidad financiera a una persona.

“Vamos a evaluar caso por caso y a trabajar para que no vuelva a suceder. Tenemos que generar acuerdos”, dijo Abel Bueno, delegado de la Asociación Bancaria en Junín, al admitir los despidos.

“Por la metodología de trabajo no puede haber suspensiones, pero también están las cesantías indirectas con las personas que dependen de otras empresas para servicios terceri-zados y son echadas”, amplió.

Desde el Sindicato de Empleados de Comercio explican que los despidos impactaron en los negocios de venta directa y no en los supermercados, “que tuvieron el nivel de rotación habitual”, según explicó Julio Henestrosa, secretario general del gremio.

“Nosotros en este momento estamos conversando con las empresas para que, si no hay otra salida, en vez de que se pierdan cinco puestos de trabajo, 10 ó 12 personas reduzcan su jornada laboral”, explicó el sindicalista.

“También queremos enfocarnos en los que tienen detrás una familia para no profundizar el problema social. La verdad es que cuando hablamos con algunos comercios el panorama no es simple: las grandes cadenas viven de las ventas a crédito y en la Argentina comienzan a quebrararse”, analizó Henestrosa.

En el tapete

Juan Casella, presidente de la Sociedad Comercio e Industria, admite que los despidos o suspensiones ya forman parte de la agenda de la institución y que se tratarán especialmente este lunes, día en el que actualizarán el diagnóstico de la situación.

“Por cada despido que hay surge una preocupación muy grande de todos los empresarios. No sólo está lo laboral sino que es lo social lo que también nos afecta. Pensar que a principios de año en muchas industrias faltaba el personal capacitado...”, dijo Casella.

Para el dirigente, la tendencia se acentuaría “hasta llegar a un nivel muy preocupante” si los despidos llegaran a duplicar los 20 de los que se habla en este momento. “Hay que tener en cuenta que nosotros tuvimos el conflicto del campo –del que nunca nos recuperamos del todo– antes de la crisis financiera internacional”, recordó.

Comentá la nota