Impacto directo en la Provincia

Según un relevamiento de la Unión Industrial bonaerense, la caída en los principales rubros de la producción en territorio provincial ya promedia el 30 por ciento. Las suspensiones ya se multiplican en los distritos. Las estrategias en los municipios del interior para paliar la crisis
Una vez pasado el anuncio del regreso de las jubilaciones al Estado, el objetivo pareciera estar en cómo evitar los coletazos de la crisis internacional que continúan afectando con fuerza a empresarios y trabajadores. El Gobierno nacional se reúne con gremios, que a su vez se muestran más que preocupados por las posibles suspensiones y despidos de personal que potenciarían el peor escenario: una Argentina con desempleo por las nubes. ¿Qué hace la administración de Cristina Fernández para evitar eso? Aún no se ve un plan estratégico, y las consecuencias se están haciendo sentir, especialmente en la Provincia.

En el Conurbano y en el interior bonaerense, los intendentes achican gastos, los empresarios suspenden personal, eliminan horas extras y los consumidores compran lo imprescindible. Según un relevamiento al que tuvo acceso diariohoy.net, realizado sobre 100 empresas y tres parques industriales por la

Asociación de Industriales de la provincia

de Buenos Aires (Adiba), se registra una retracción

en la actividad de entre el 30 y el 40%.

El diagnóstico coincide con una encuesta que realizó la Unión Industrial de la Provincia, a la que tuvo acceso Hoy. El presidente de esa entidad, Osvaldo Rial, admitió ayer que existen expectativas negativas entre los empresarios en medio de la crisis financiera internacional. “No habrá buena medida que resista la tardanza en aplicarse. Nada será efectivo si tardamos en ponernos a la altura de las circunstancias, en vista de la velocidad con que ocurren los contagios de la actual crisis internacional y sus efectos sobre la economía real”, señaló Rial en ese encuentro.

El titular de la UIPBA presentó ante los funcionarios un informe realizado por técnicos en el marco de un encuentro al que fue convocado, junto a otras entidades de la Provincia, por el jefe de Gabinete bonaerense, Alberto Pérez, y los ministros de Trabajo, Oscar Cuartango, y de Producción, Débora Giorgi.

El documento relevó una muestra de 600 empresas que comprenden más de 27 sectores relevantes de 21 rubros manufactureros, a razón de entre 10 a 30 casos por sector, en el ámbito de la provincia de Buenos Aires.

Según ese informe, un 42,9 por ciento de la muestra percibió una disminución de entre un 11 y un 30 por ciento. Además, más del 10 por ciento de los encuestados sufrió una merma en las ventas que superó el 31 por ciento.

Los datos se dan conocer luego de que anteanoche la presidenta Cristina Fernández recibió a los gremios para debatir sobre el futuro nacional. Allí las centrales sindicales, con la Confederación General del Trabajo (CGT) a la cabeza, le expresaron a la Presidenta su preocupación respecto al empleo, y ella se comprometió a “trabajar fuerte” en la materia.

Sin embargo, las palabras y los deseos generales parecen desvanecerse ante los hechos. Un relevamiento realizado días atrás en el Parque Industrial del Gran Buenos Aires, más precisamente en Burzaco, detectó

una suspención del 2% de los empleados. Si bien el porcentaje no es relevante, el presidente de la Federación Económica de Buenos Aires (FEBA), Raul Lamacchia, dijo a diariohoy.net que “es un ejemplo que sirve como alerta. Hay que empezar a buscar salidas para evitar caer en una crisis aún más profunda”, señaló.

La situación, de a poco, pareciera ir esclareciéndose. La titular del Ejecutivo no tiene en agenda una cumbre con su par brasileño, Lula Da Silva, para dialogar por la caída de la demanda de las industrias emplazadas en el país carioca, principal comprador de los productos nacionales. De hecho, los despidos en Renault se deben al brusco descenso en los pedidos brasileños y también mexicanos.

Un importante intendente del Conurbano le confió a Hoy que la situación los trasciende, ya que dependen más de las políticas nacionales y provinciales que de las locales. Además, sus magros presupuestos sólo les

permiten solventar los gastos locales, la mayoría sueldos de empleados públicos. “Lo único que podemos hacer es no entrar en pánico y apoyar las medidas que tomen las administraciones tanto nacional como provincial, ya que nosotros manejamos presupuestos chicos cuyo mayor porcentaje es de la coparticipación”, resumió el jefe comunal.

En tanto, el dirigente de la Unión Industrial de la provincia de Buenos Aires (UIPBA), Juan Ubaldi, referente de la asociación en San Nicolás, en el norte bonaerense, aseguró a diariohoy.net que en la región se está organizando con otras instituciones y autoridades para buscar un plan para hacer frente a la crisis. “Lo que pedimos son medidas que protejan la industria nacional y eso no se logra únicamente con un dólar alto y competitivo”, sostuvo el dirigente.

Para Ubaldi es necesario incrementar la plaza estadística, llevándola de 0,5% al 3%, como estrategia para evitar la entrada masiva de productos extranjeros que, al no tener colocación en los países líderes, buscarán instalarse en América Latina. Además explicó que es imprescindible eliminar las retenciones del 6% a las exportaciones que hoy sufren varios sectores de la industria bonaerense, igual que la necesidad de aplicar una desgravación impositiva.

Comentá la nota