impacto de la crisis Los despidos se sienten fuerte en bancos

En Córdoba ya sumarían 500. Las restricciones de mandos medios crecen. Consultores hablan de “achicamiento exagerado” en las empresas en general.
Todo indica que esta vez lo peor de la crisis no tomará por sorpresa a las empresas. Los despidos y las restricciones en personal no se hacen esperar y comenzaron a un ritmo que, incluso, especialistas en recursos humanos califican de “achicamiento exagerado”. Aseguran que, a diferencia de 2001/02, hay sectores de la economía que reaccionaron velozmente, “curándose en salud” y eliminando puestos sin aguardar la profundización de la desaceleración de la actividad que se proyecta para el primer trimestre de 2009.

El sector financiero lidera este movimiento y, según estimaciones realizadas entre gremios y patronal, en el país sumarían unos 10 mil, mientras que en Córdoba ya serían 500.

El puntapié inicial en la industria lo dio Renault en su planta cordobesa, donde eliminó 300 contratos (la mitad de lo anunciado inicialmente), mientras que en General Motors nadie espera una paz duradera ya que los 500 despidos realizados quedaron en suspenso por efecto de la conciliación obligatoria. Mercedes Benz ya le anunció a SMATA que hará recortes y Peugeot comenzó con suspensiones. Iveco, por ahora, tijeretea horas extras y turnos, pero es una de las fábricas -por su alta dependencia de Brasil- donde se esperan novedades.

Sin embargo, un recorrido realizado por LA MAÑANA entre consultoras de personal y cámaras empresarias, revela que son varias las actividades en las que, desde hace dos semanas, se vienen anunciando despidos. Una de las más afectadas es la financiera. Y la explicación es obvia: no tienen nada que hacer, nada que administrar, nada qué vender. Por lo que promotores y vendedores sobran.

Estos despidos en la mayoría de los casos son encubiertos. Se presentan como retiros voluntarios fundamentados en el tsunami financiero internacional. A los de mayor antigüedad o jerarquía les ofrecen, por ejemplo, continuidad de la obra social o capacitación a mediano plazo.

Incluso, todavía falta saber a ciencia cierta qué pasará con los 15 mil empleados de las AFJP en todo el país, que el gobierno nacional promete absorber y redistribuir en distintas áreas.

En servicios -retail y comercio en general- también los expertos registran “una fuerte restricción”. Aunque prefieren no dar mayores precisiones porque se trata, todavía, de eliminaciones de puestos de tipo “hormiga”, indican que no sólo se dieron búsquedas de baja sino que el personal eventual ya fue notificado sobre las no renovaciones de contratos.

La interpretación generalizada sobre la conducta de las empresas es que esta vez la crisis les ha dado tiempo suficiente para reaccionar y para ordenarse para los próximos meses, para los que se espera una pronunciación de la caída de demanda y, por ende, de producción.

Otra característica de esta coyuntura en materia de empleo es la tendencia de las compañías a preservar el “managment” de más formación y experiencia para gestionar la crisis y eliminar los mandos medios. El proceso es exactamente el inverso que el que se registró durante 2007, cuando las empresas expandían ese segmento y lo profesionalizaban.

Recortes varios

Este achique, en algunos casos preventivos, no sólo se traduce en despidos y eliminación de horas extras, sino que hay reducción de los beneficios que van por fuera de los salarios y que son comunes para determinados niveles ejecutivos.

Desde las consultoras aseguran que ya hay planes para avanzar en ese sentido. “Es previsible en momentos como éste; se busca recortar gastos por todos lados, y el área de personal no es una excepción. Por el contrario, en esta oportunidad muchos comienzan por ahí”, explica un referente de recursos humanos cordobés.

Comentá la nota