Iluminación en las calles: Volvieron las "bochas" a Quilmes Oeste

Las ofrecieron como un plus para iluminar más las cuadras de los barrios. Y los vecinos se tentaron con la idea de tener alumbrados los frentes de sus casas, sobre todo para combatir la inseguridad. Con un costo que promediaba los 300 pesos por vivienda, algunos emprendieron viaje.
Se trata de unas lámparas de vidrio blanco, redondas, montadas sobre los postes de alumbrado público, como si fuesen un codo. En total, se colocaron entre cuatro y seis por cuadra -depende de la extensión de cada una.

Lo cierto es que una vez colocadas, las luces no cumplieron con las promesas de los colocadores, en este caso una empresa privada. Es que las lámparas iluminan un radio de diez metros, con un color de luz diferente al del alumbrado público (naranja). La firma (ex Bartel) llegó a instalar en la zona unas 100, y en la actualidad, la propia Comuna ya lleva colocada unas 38. Así lo reconoció el director de Alumbrado Público, Jorge Barrionuevo, en diálogo con este medio; al tiempo que aseguró estar autorizado por el propio Intendente, Francisco Gutiérrez, para seguir con la colocación de este tipo de artefactos. El funcionario reconoció que las "bochas" son fabricas en la ciudad por la firma Glover, actual proveedora de la Municipalidad.

En el barrio Las Margaritas de Quilmes Oeste (circunscripto entre las avenidas Calchaquí, Triunvirato, Mosconi y Amoedo), por ejemplo, muchos fueron los vecinos que se sumaron a la compra de las "bochas". Allí pueden observarse en varias cuadras los ejemplares (la de 381 entre Magallanes y Cuelli es una). Sin embargo, hubo frentistas que al ver que iluminaban poco y nada y que, además, estéticamente no combinaban con sus viviendas, optaron por bajarse de la iniciativa y cuando la empresa fue a ofrecerles el producto decidieron no aceptarlo (como los de Magallanes entre 381 y 382).

Comentá la nota