Al igual que Del Viso, Alberti y La Lonja Vecinos de Derqui se sumaron a los reclamos por la seguridad

Se reunieron con la policía ante una serie de asaltos ocurridos frente a la plaza principal. Los uniformados deberán completar un cuaderno asentando cada una de las rondas.
Se concretó en Presidente Derqui una reunión entre vecinos, autoridades policiales e integrantes del Foro Vecinal de Seguridad. El encuentro fue a pedido de algunos comerciantes y vecinos víctimas de asaltos que se fueron dando en los últimos 30 días sobre la céntrica plaza Antonio Toro, y a escasas tres cuadras de la Comisaría 2ª de esa localidad.

De esta manera los derquinos se sumaron a los vecinos que vienen reclamando seguridad, como los casos de Del Viso, Manuel Alberti y el lunes último, La Lonja.

En total, incluidos los representantes de la policía y del foro, asistieron unas 15 personas que se reunieron en el salón de los Consultorios Comunitarios, ubicado sobre Rivadavia y Belgrano. El lugar no fue elegido al azar habida cuenta que el pasado 31 de julio dos delincuentes con armas de fuego amenazaron de muerte a las empleadas administrativas y a los pacientes que esperaban ser atendidos para finalmente robar toda la recaudación y escapar con total impunidad.

Por último, más precisamente hace 10 días, dos motochorros asaltaron a la peluquera Rosa Franco que tiene su local a escasos metros del centro médico que dirige la doctora Cecilia Postiglione.

Por el sector policial asistió el comisario derquino, Alfredo Dorto y su segundo José Olmedo, mientras que por el foro vecinal fue su presidenta, Julia Benítez. A su vez, concurrieron personas que en los últimos cinco meses también fueron, de un modo u otro, presa de la delincuencia en el centro de la ciudad.

No sucedió lo mismo desde el área municipal porque no asistieron ni el delegado de Derqui, Miguel Sosa, ni ninguno de los concejales de la localidad.

Por su parte, Julia Benítez no tuvo problemas en ir al grano: "Me sorprendieron los delitos que sufrieron la doctora Postiglione y Rosita Franco, en plena hora laboral y sobre nuestra principal plaza, así que ahora acordamos poner un cuaderno en esta zona para controlar las rondas de los patrulleros y de los policías que caminarán la plaza y sus manzanas adyacentes".

De este modo la funcionaria, al igual que los vecinos que reclamaron nuevas medidas, se dieron por conformes y a la espera de resultados. La idea es que de ahora en más los efectivos responsables de vigilar la zona, tanto a pie como en móviles, firmen un cuaderno sellado y pongan la hora de paso.

Paralelamente Dorto y Benítez dieron sus números de celulares para satisfacción de los que argumentaron problemas para comunicarse prontamente en caso de robo o asalto. "Pasa que si llamamos al 911 tardan varios minutos en responder y si llamamos a la comisaría muchas veces ocurre lo mismo, es más si queremos comunicarnos entre las 6 y las 8 de la mañana no responde nadie", deslizó a El Diario uno de los participantes.

Comentá la nota