Al igual que a nivel nacional, en Tandil la venta de maquinarias agrícolas se desplomó

Operadores locales hablan de una reducción que supera el 60 por ciento. Con incertidumbre y baja expectativa por reducción de la siembra, la venta de repuestos y reparaciones es el principal ingreso.
La venta de maquinaria agrícola se desplomó un 69,8% en el primer trimestre del año respecto de igual período del 2008, como consecuencia de la crisis económica, la sequía y las secuelas del conflicto entre el Gobierno y el campo.

En cantidades, la venta de unidades bajó de 6.843 a 2.653, según informó oficialmente el Indec. La venta de maquinaria de fabricación nacional también tuvo una estrepitosa caída, al bajar un 60,9%, y de $ 274,2 millones a $ 107,1 millones, comparando ambos trimestres.

Efectuando la misma comparación, la producción de máquinas nacionales bajó de 3.310 unidades vendidas a 1.300, según las cifras oficiales del organismo.

En unidades vendidas, entre el primer trimestre de este año y el cuarto trimestre del año pasado, la caída llega al 66%. El desplome, tanto de la fabricación como de las ventas, originó programas de suspensiones masivas en los principales establecimientos, y según la Unión Obrera Metalúrgica, es uno de los sectores más afectados por la reducción de la actividad.

La venta de cosechadoras bajó 71% y el nivel de ventas de $ 537,1 millones a $ 152,5 millones, entre el primer trimestre de este año e igual período del anterior.

Tandil no escapa a esa media de rendimiento y los operadores estiman que la situación no se modificará demasiado en las próximas campañas que tienen baja expectativa en relación la siembra proyectada.

En diálogo con Multimedios El Eco, Ariel Garmendia, de Agrícola Noroeste, aseveró que "la venta cayó aún más que ese 60%" que se reconoció a nivel nacional.

"En cuanto a repuestos se vendió más que en años anteriores, porque la gente no compró maquinaria nueva y debió entonces reparar las que tiene" describió, al evaluar la situación.

Garmendia contó que "para sucursal Tandil el objetivo de ventas de máquinas nuevas era de catorce, y en lo que va del año se vendieron dos, siempre en cuanto a unidades nuevas y lo que se pensaba para este año".

Además, acotó que no esperan que se modifique demasiado el panorama para lo que resta del año: "Es difícil por la perspectiva de siembra de trigo y por eso no tenemos mucha esperanza" se resignó.

"Se aguanta de manera difícil, por la venta de repuestos, pero la estructura es muy grande y no se podrá sostener mucho tiempo más. Hace cinco años que se venía creciendo de manera continua, incluso con la posibilidad de abrir otra sucursal, pero todo eso quedó postergado porque existe mucha incertidumbre, fundamentalmente entre los productores" señaló.

Comentá la nota