La Iglesia volvió a pedirle al Gobierno que "se le consulte más"

El obispo de San Isidro y el presidente de la Comisión Pastoral Social, monseñor Jorge Casaretto, pidió que "se consulte más" a la Iglesia en temas como el juego, y consideró que el acto en Luján fue "un paso positivo" en las relaciones con el Gobierno.
Luego de que la Iglesia se pronunciara en contra de una ley que permitiera la instalación de nuevas salas de juego en la provincia de Buenos Aires, Casaretto pidió que "se consulte más porque una ley que regule el juego tendrá consecuencias de carácter ético".

Además, Casaretto consideró "un paso positivo" el acto que se realizó en Luján para conmemorar los 30 años de la mediación papal por el conflicto por el canal del Beagle con Chile, al que asistió la presidenta Cristina Kirchner y el cardenal Jorge Bergoglio.

Sin embargo, aseguró que las relaciones con el Ejecutivo "no están rotas ni nada que se le parezca", y sostuvo que "es verdad que a veces los diálogos fueron más rígidos enter el ex presidente (Néstor Kirchner) y el cardenal Jorge Bergoglio, pero siempre hubo diálogo".

"En un momento, evidentemente hubo ámbitos de conflicto, como el mantenido por el tema del obispado castrense, que todavía no está resuelto", explicó el obispo de San Isidro, en una entrevista con un matutino porteño.

En este línea, Casaretto destacó que la misa en Luján fue presidida por Bergoglio, quien "fue especialmente a saludar a la Presidenta", y por ello, recalcó que del acto "no hay que deducir ningún atentado al diálogo".

Por otro lado, el titular de la Comisión de Pastoral Social sostuvo que "es difícil hacer un análisis económico" en el contexto de crisis financiera que atraviesa el mundo.

Sin embargo, aseguró que "el mundo en este momento no puede resolver la situación diciendo primero las finanzas; los pobres tienen que ser los primeros".

"Este es la advertencia que podemos hacer a la sociedad, dado sabiendo que los argentinos somos muy individualistas, y que siempre hemos tenido el peligro de una sociedad muy fragmentada", sostuvo Casaretto.

Por ello, el obispo insistió en la necesidad de "generar más diálogo, más comunión, más consenso, más encuentro".

Comentá la nota