La Iglesia reclamó "serenidad" al Gobierno y autoconvocados

Mientras los médicos autoconvocados mantienen el paro en los hospitales y el Gobierno se cierra en que "no hay plata" para mejorar los salarios de la sanidad, desde la Iglesia instaron a las partes a recuperar la "serenidad", para que el diálogo propuesto por el arzobispo Luis Villalba sea efectivo y permita superar el conflicto.
"Esperamos que haya una mayor predisposición al dialogo, serenidad y confianza mutua para poder encontrar una solución a este conflicto por parte de los médicos y del Gobierno", dijo a EL SIGLO monseñor Melitón Chávez, vicario general de la Arquidiócesis de Tucumán, quien acompaña al arzobispo en el difícil misión mediadora.

El sacerdote admitió que en la Iglesia ven "con suma preocupación este clima de tensión que es difícil de sobrellevar. Hace falta predisposición de las partes a aflojar la tensión para resolver este situación", agregó. Chávez también se dirigió al resto de la sociedad solicitando que "si deciden intervenir para acompañar a alguna de las partes lo hagan evitando agresiones. Hay que bregar por el bien común y pedimos, desde el aspecto religioso, que haya más oración, que permita iluminar las conciencias y los corazones para abrirse más al diálogo", reflexionó.

El prelado admitió que "preocupa mucho a la Iglesia este conflicto porque está afectando la salud de la población, y por más que se cubran los servicios esenciales, está comprometido el bien común.

En este sentido, advirtió que "el Estado tiene el deber de velar por la paz social en todo sentido", al tiempo que consideró que "los agentes de la sanidad también deben buscar una solución pronto, para volver a trabajar en paz".

Finalmente, informó que "el Arzobispado esperará a que alguna de las partes solicite una nueva reunión para recién convocarla".

Comentá la nota