La Iglesia pidió mejorar los aportes en Más por Menos

La Iglesia pidió mejorar los aportes en Más por Menos
El año pasado se recibió un promedio de $ 0,18 por habitante
La ayuda solidaria depositada ayer en la colecta nacional Más por Menos, en todas las iglesias y capillas del país, tendrá esta semana su primer destino. Si bien los resultados definitivos se conocerán más adelante, esta semana partirá a la diócesis de Puerto Iguazú un envío de $ 50.000 para ayudar a la población afectada el lunes último por el tornado en la ciudad misionera de San Pedro.

Se trata, en realidad, de un remanente de los $ 6,7 millones recaudados en 2008, que este año permitieron enviar $ 100.000 a Tartagal. Pero la Comisión Episcopal de Ayuda a las Regiones más Necesitadas, organizadora de Más por Menos, quiso no demorar el envío solidario y dar una respuesta inmediata a las víctimas de la catástrofe. Si ésta no hubiera ocurrido, el dinero se habría distribuido, en diciembre, entre distintas diócesis.

"Hay muchas necesidades y mucho por ayudar. Tenemos que superar el promedio de 18 centavos de aporte por habitante", reclamó, desde el altar de San Cayetano, de Liniers, monseñor Adolfo Uriona, obispo de Añatuya y presidente de la comisión episcopal organizadora de la colecta.

Sin medias tintas, Uriona pidió que "se [abrieran] los corazones de la gente y también sus bolsillos", en una expresión bien gráfica destinada a despertar las conciencias y fortalecer el espíritu solidario.

Aportes por provincias

El promedio de 18 centavos por habitante esconde singulares diferencias en la conducta solidaria de los argentinos. Con $ 20.000 reunidos y una población de 140.000 personas, Añatuya -la más pobre de las diócesis- tiene en la colecta un promedio de 20 centavos por persona, muy por encima de los 9 centavos de Córdoba, según los aportes donados en 2008.

El promedio es de 69 centavos per cápita en la Arquidiócesis de Buenos Aires; 56, en Zárate-Campana, y 39, en San Isidro. "En total, los aportes vienen creciendo entre un 12 y un 20% desde 2001", dijo a LA NACION Luis Enrique Porrini, administrador de la colecta, confiado en que este año se mantendrá la tendencia. "Posiblemente, influya el mensaje del Papa, que habló del escándalo de la pobreza y de la inequidad social", estimó Porrini.

El obispo Uriona recordó las palabras del Pontífice en su homilía. Dio testimonio de la realidad de Añatuya, en Santiago del Estero, donde "la pobreza es endémica y escandalosa". Allí la colecta se prolongará todo el mes para concientizar a la gente.

El dinero se distribuirá en diciembre para sostener distintos proyectos de asistencia y de promoción humana en las diócesis más necesitadas. El año último, las cinco diócesis prioritarias, definidas por el Episcopado, fueron las de Añatuya, Presidencia Roque Sáenz Peña (Chaco), Humahuaca, Formosa y Orán. Pero la colecta no terminó ayer. La gente puede donar mediante depósitos o transferencias bancarias a través de la cuenta corriente Nº 00013892/9 del Banco Santander Río, casa central, además de pagos con tarjetas de crédito o mediante la red de Pago Fácil.

Comentá la nota