La Iglesia pide "voluntad política" para saldar el conflicto

El vicario general de la Arquidiócesis, Melitón Chávez, opinó que "dependerá mucho de la voluntad política del Gobierno la resolución de este conflicto". Además, advirtió que la tensión entre el Ejecutivo y los profesionales de la salud "compromete cada vez más el estado de ánimo de la sociedad.

Las posibilidades de que el conflicto de la sanidad encuentre una salida, al menos parcial, el próximo martes, cuando funcionarios del Gobierno y representantes de los autoconvocados de la salud vuelvan a reunirse en el Arzobispado, parecen mínimas.

El ofrecimiento elevado el viernes por el Ejecutivo, que establece un aumento del 28 por ciento en el básico, más la titularización de 1.500 contratados y la devolución de parte de los haberes descontados, esto último, siempre y cuando se levanten las medidas de fuerza, no convenció a los referentes de la sanidad. De hecho, ni bien salieron de la audiencia con los ministros de Gobierno, Edmundo Jiménez, de Salud, Pablo Yedlin, y de Economía, Jorge Jiménez, los voceros de los autoconvocados ratificaron de antemano la continuidad del paro sin atención en consultorios ni realización de cirugías programadas, y la concreción de una nueva marcha de antorchas, el próximo miércoles a las 20.00.

La Iglesia pide voluntad política

Mientras tanto, desde la Iglesia ven con suma preocupación el hecho de que pasan los días y se suceden las reuniones sin que las partes en conflicto logren un acuerdo, debido a que las ofertas con las que llega el Gobierno nunca terminan por convencer a los autoconvocados.

El vicario General de la Arquidiócesis de Tucumán, Melitón Chávez, quien acompaña al arzobispo Luis Villalba en la difícil misión mediadora, consideró que "dependerá mucho de la voluntad política del Gobierno la resolución de este conflicto".

En declaraciones a EL SIGLO, el prelado admitió que "esto no se trata solamente de la respuesta que se pueda dar (desde el Poder Ejecutivo) al reclamo salarial de los médicos, debido a que el conflicto tiene connotaciones mucho más amplias, que no se reducen a una situación sectorial, sino que compromete cada vez más el estado de ánimo de la sociedad".

En este sentido, insistió en que "el Gobierno es el que tiene mayor responsabilidad y debe buscar ponerle fin a esta situación, con voluntad política".

Monseñor Chávez admitió que en la audiencia realizada el viernes por la tarde "hubo un principio de acercamiento entre las partes, pero fue un paso más bien pequeño, porque no se llegó a un acuerdo".

Agregó que "en la última audiencia se vio un poco más de predisposición de las partes, pero no lo suficiente como para destrabar el conflicto. Hubiésemos deseado una propuesta del Gobierno que genere una respuesta positiva de los autoconvocados inmediatamente, para que el tema quede resuelto. Fue un paso muy pequeño el que se ha dado y lo problemático es que la situación sigue dilatándose", advirtió el religioso.

También recordó que "monseñor Villalba viene pidiendo mayor generosidad del Gobierno, para que acerque una propuesta más elevada, y también a los autoconvocados, para que bajen un poco sus pretensiones".

Cuando EL SIGLO le preguntó cuáles son sus expectativas respecto a una pronta salida al conflicto, Chávez se mostró cauto. "No hay que perder la esperanza y es importante seguir dialogando, que es lo único que puede llevar a una salida", resumió.

Los médicos tienen la palabra

El próximo martes, por la mañana, los autoconvocados realizarán asambleas en cada uno de los hospitales y CAPS de la provincia, donde las bases darán mandato a sus delegados, de cara a un plenario interhospitalario que se concretará a las 13.00, en el Centro de Salud, donde se definirá la aceptación o el rechazo a la oferta del Gobierno.

Ese mismo día, a las 17.00, en una nueva reunión con los funcionarios del Gobierno, en la sede del Arzobispado, los voceros de los autoconvocados llevarán la decisión de las asambleas.

Comentá la nota