La Iglesia instó a llevar un ejercicio honesto de la función pública.

Durante el tradicional Tedeum, el Arzobispo de Corrientes instó a las autoridades "a vivir en la mística del servicio". En medio de un clima electoral señaló que "cada gobernante, cada funcionario público puede y debe ser una mano por la cual Dios bendice a su pueblo".
"Gobernar bien es una tarea difícil, porque exige una alta cuota de sacrificio personal. Quien no esté dispuesto a vivir en la mística del servicio se expone a las múltiples tentaciones que presenta el ejercicio del poder", manifestó el arzobispo de Corrientes, monseñor Andrés Stanovnik durante el tradicional Tedeum. Frente a autoridades provinciales y municipales, el prelado señaló que "la Iglesia, consciente de esos peligros, pide insistentemente que se ore por los que tienen la alta misión de gobernar".

Al cumplirse el 199º aniversario del Primer Gobierno Patrio, el Tedeum se realizó en la Iglesia San Francisco de Asís. Un marco propicio donde el Arzobispo recordó sobre la importancia de gobernar. Y explicó que "gobernar bajo la protección de Dios es hacerlo de tal manera que nuestro pueblo experimente realmente que su vida está bendecida y protegida Dios". Luego añadió que "en este sentido, podemos decir que Dios protege y guía a su pueblo mediante el ejercicio honesto de la función pública y la coherencia de vida de sus gobernantes". Y exhortó en medio de un clima electoral que "cada gobernante, cada funcionario público puede y debe ser una mano por la cual Dios bendice a su pueblo. Y cada habitante de nuestro pueblo no puede delegar ni sustraerse a la obligación de elegir a aquellos gobernantes que amen las leyes, cuiden al pueblo y busquen la Voluntad de Dios".

No en vano, Stanovnik inició su mensaje con una solicitud: "Ante todo recomiendo que se hagan peticiones, oraciones, súplicas y acciones de gracias por todos los hombres, por los soberanos y por todas las autoridades, para que podamos disfrutar de paz, y de tranquilidad, y llevar una vida piadosa y digna". Más adelante, el conductor de la Iglesia de Corrientes expresó: "nos hemos reunido en esta Casa de Dios, evocando la cálida presencia del Santo de Asís, para agradecer a Dios porque somos pueblo y porque tenemos Patria, y porque felizmente reconocemos como don de él lo que somos y tenemos".

En la conmemoración de la Revolución de Mayo, la patria fue un tema recurrente. "La expresión patria se relaciona con padre, con patrimonio, con herencia, es decir, con los bienes que hemos recibido de nuestros antepasados, tanto materiales como espirituales". Luego indicó, citando al Libro de los Hechos que "en cierto sentido, Dios es nuestra patria, porque ‘en él vivimos, nos movemos y existimos’. Y manifestó que "es natural, pues, que relacionemos patria con origen, camino y meta: espacio material y mundo espiritual en el que peregrinamos juntos hacia la tierra sin mal, esa patria ideal que ponía en movimiento la esperanza de nuestros antepasados guaraníes. Es la patria que Cristo nos conquistó con su Pascua y la cual ya habita gloriosamente".

Comentá la nota