Iglesia insiste en manejar fondos de la minería

El diputado bloquista por Iglesia, Jorge Espejo, presentó un proyecto para modificar la ley que regula los fondos mineros que llegan al IPEEM. También presentó un proyecto para acortar el mandato del directorio del EPRE.
El diputado iglesiano, Jorge Espejo, continúa con las presentaciones de proyectos para modificar la legislación y de esa manera habilitar a los municipios que tienen explotación minera para que manejen los fondos que quedan por la explotación de esos recursos no renovables. Ya intentó modificar los porcentajes de regalías que le quedan a los municipios y no tuvo repercusión entre sus pares legisladores.

En esta oportunidad, el blanco lo puso en el Instituto Provincial de Exploraciones y Explotaciones Mineras (IPEEM). Espejo presentó un proyecto de ley en el que pretende que de los fondos no provenientes del presupuesto provincial que maneja el Instituto, concretamente los que surgen por la actividad específica, el 50% se distribuya entre los municipios que cuentan con explotación minera y que de la división se reparta proporcionalmente a los ingresos generados en cada emprendimiento.

“Sabemos que el IPEEM tenía un fondo aproximado de 20 millones de pesos, que es el canon que le cobra a las empresas mineras. De ese dinero los municipios que tienen emprendimientos no reciben absolutamente nada”, dijo Espejo.

Es sabida la maniobra que el intendente de Iglesia, Mauro Marinero, realizó con los intereses de las regalías que tiene durmiendo en plazos fijos en bancos, en lugar de invertirlos para el desarrollo departamental y que esos fondos (intereses) utilizados se usaron para contrataciones municipales. Con este antecedente se le consultó al legislador sobre los rumores que generaron el debate sobre el tema y que tienen que ver con el clientelismo político que puede generar el hecho de que los municipios manejen fondos como los que pretende Espejo. Sobre el tema, el legislador contestó que “no es para hacer clientelismo político, si hablamos de eso tenemos un montón de prácticas en la Argentina que pueden ser calificadas como clientelismo, sin ir más lejos las jubilaciones que se dieron sin aportes ¿cómo se llama si no es clientelismo político? Estoy en contra de que se hable de clientelismo político”.

“El tema de fondo acá es que estoy viendo que el desarrollo sustentable como concepto básico que debe ser ejercido por el Gobierno y por las empresas a cargo de la explotación minera no está apuntando a lo que realmente significa el término. No da trabajo en rubros que no tengan que ver con la minería”, concluyó Espejo

Comentá la nota