Iglesia y gobierno de Santa Cruz analizan avances en lucha contra trata de personas

El obispo Juan Carlos Romaní recibió ayer al Jefe de la Policía de Santa Cruz, comisario general Alejandro Martín, para seguir avanzando en la lucha conjunta contra un flagelo social como lo es la trata de personas. El prelado adelantó que el sábado mantendrá un encuentro con el gobernador Peralta. La temática adquirió vital trascendencia debido a un informe publicado en un medio periodístico nacional.
Río Gallegos estuvo ayer en la agenda de los medios nacionales a partir de un informe especial aparecido en el diario Clarín, donde se denunciaban casos de trata de personas en el funcionamiento de las denominadas "Casitas de Tolerancia". La crónica fue elaborada a partir de un trabajo de campo realizado en febrero por La Alameda, una fundación que combate la trata de mujeres en todo el país.

El medio nacional envió un equipo de periodistas a la capital santacruceña para profundizar la tarea investigativa y hablar con los actores sociales de la comunidad, quienes resaltaron el trabajo conjunto que se viene realizando en el combate de este delito.

TRISTE REALIDAD

El propio obispo Romanín, destacó el trabajo que llevan adelante "la Policía (de Santa Cruz) y Gendarmería" en la lucha contra la trata de personas y el narcotráfico.

En diálogo con los medios de prensa locales, tras recibir en su despacho al titular de la Jefatura de Policía, Alejandro Martín, el obispo fue consultado respecto del informe periodístico de Clarín -en el que él tuvo participación- señalando: "lamentablemente es una realidad y es muy triste porque atenta contra los derechos humanos y sobre todo la dignidad de las mujeres y las personas, sobre todo de los más chicos, los adolescentes. Muchas de las jóvenes vienen forzadas, engañadas a ejercer esa esclavitud de la prostitución", afirmó el prelado.

Al tiempo, hizo hincapié en que tanto "con el gobernador de Santa Cruz (Daniel Peralta) como con la gobernadora Fabiana Ríos (de Tierra del Fuego), trabajamos en común para afrontar estos temas".

NO BAJAR LOS BRAZOS

"Lo hemos charlado con el gobernador Peralta un montón de veces y él está trabajando mucho al respecto, basta con ver las crónicas periodísticas y ver cómo desde hace tiempo viene sosteniendo en sus discursos su firme posición en contra de las drogas y el tráfico de mujeres", aseveró, aunque aclaró: "el tema de la trata y tráfico no es puntual de un gobernador ni de una provincia, es de todo el país y el mundo. Lo importante es que se haga algo, que no bajemos los brazos, que haya una planificación y sobre todo que se ayude al pobre y al necesitado, porque en definitiva estas pibas sufren eso", subrayó el obispo.

"Vemos que la Policía y la Gendarmería están interviniendo. Gracias a diversos operativos se pudo liberar a varias chicas y por los trabajos de investigación que llevan adelante, han podido seguir y desbaratar casos de pibas que llegaban para ser prostituidas, y esto es muy bueno", explicitó.

COMPROMISO SOCIAL

Romanín citó que "hace un año se reglamentó la Ley de trata y tráfico", lo cual permitió que se haya salvado "la vida de muchas pibas. A veces es lo que no se sabe y lamentablemente lo que no se escribe. En la entrevista que me hicieron desde la Fundación La Alameda lo dije, pero esto no salió y por justicia hay que decirlo", apuntó Romanín.

"Además del compromiso del Gobierno y de la Iglesia, se tiene que dar el compromiso de la sociedad", sostuvo en relación a la denuncia de los casos y dijo que la comunidad debe contribuir aportando datos que permitan desbaratar a los actores de "estas verdaderas redes de corrupción".

Comentá la nota