La iglesia debe resolver esta semana la cuestión del mural polémico

La justicia condenó al Obispado a mostrar la obra del artista Octavio Calvo. Es el cuadro con las imágenes del ex presidente Menem y los gobernadores Arnaudo, Maza y Beder Herrera. El plazo vence el viernes 22. Resta saber como se instrumentará la orden judicial.

Luego del fallo de la Cámara Primera en lo Civil, Comercial y de Minas, la Iglesia Catedral debería colgar el mural con la imagen del actual senador Carlos Menem y los gobernadores Luis Beder Herrera, Ángel Maza, Bernabé Arnaudo y otros políticos locales.

Según la resolución judicial el 22 de mayo se extinguen los tres meses que los jueces le dieron al Obispado para cumplir con el contrato suscripto con el pintor Octavio Calvo. Así lo advirtió este viernes el abogado Daniel Moreno, patrocinante del autor de la obra.

En declaraciones a Radio Provincia, Moreno dijo que si la iglesia no procede conforme al fallo judicial, Calvo denunciará penalmente al obispo Roberto Rodríguez por ‘daños y perjuicios’.

Calvo pintó el mural en 2006, por encargo del ex obispo local Fabriciano Sigampa. La iglesia pagó unos 20 mil pesos por esa obra, que nunca fue expuesta porque al tomar estado público, la comunidad y los propios políticos involucrados rechazaron la idea de mezclar la política con la religiosidad de la gente.

En realidad, el mural representa un hecho histórico, cuando en 1995 se reunieron los ex gobernadores Bernabé Arnaudo (en ese momento en funciones) y Ángel Maza (electo) para un encuentro religioso entre los patronos San Nicolás de Bari y la Virgen del Valle de Catamarca.

En el fallo judicial que favorece al pintor, los jueces consideraron que el Obispado no pudo demostrar el descontento de la comunidad para no cumplir con el contrato y que en el acuerdo se expone con claridad la voluntad del pintor y del obispado para que sea colocado en la Catedral.

El fallo condena al Obispado a colocar la obra en un plazo de tres meses posteriores a que la sentencia quede firme bajo apercibimiento de que si la misma no se satisface, la obligación se transformará en daños y perjuicios.

Ahora resta saber como se instrumentará la orden judicial. Es decir, si el Obispado tendrá a su cargo las tareas de restitución del mural para que pueda vérselo o si ese trabajo lo deberá hacer Calvo.

Comentá la nota